A vueltas con los 67

Hoy hace dos semanas que el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero adoptó, según su formación política, dos decisiones cruciales para salir del estado de crisis nacional debido al descalabro financiero internacional.

El primero pasa por aumentar la edad de jubilación de los españoles hasta los 67 años, desincentivando las jubilaciones anticipadas, al tiempo que pretende aumentar la base de cotización teniendo en cuenta los últimos 25 años trabajados, en lugar de los 15 actuales. Esto es nada…El hecho es que tal plan se ha encontrado firmemente con la negativa de los principales sindicatos y de algunos partidos políticos de izquierdas y nacionalistas por entender dicho plan innecesario a día de hoy. Razón no les faltan a éstos últimos, teniendo en cuenta que el PIB nacional se ha disparado un 11,4%, dos puntos más de lo que preveían los socialistas. A esto hay que sumar la destruccción  de 1.211.000 puestos de trabajo el año pasado, lo que supone más de 4 millones de parados en la actualidad. Y si, además, se prevé que en los próximos ocho años la tasa de paro no baje del 11%, a Zapatero y a la ministra económica, Elena Salgadono les salen las cuentas. Por eso, este plan.

El Banco de España ya ha dicho que le parece bien. El PP no ha dicho esta boca es mía.

De llevarse a cabo este plan poco vendible, los españoles serían -junto a los holandeses- en ser los primeros europeos en jubilarse a los 67 años. Sería paulatinamente a partir de 2013, sumando dos meses por cada año transcurriso hasta su culminación en 2025 (afectando a los nacidos desde 1959). Por su parte, Reino Unido y Alemania ya están tratando de atrasar también dicha edad, pero no empezarían a aplicar la normativa hasta 2024 y 2029, respectivamente. Como dato curioso, hoy son tres los países que permiten jubilarse antes de los 50 años; a saber, en México, en China y en Burundi (África). Mientras, en el otro lado del continente de la UE, Nueva Zelanda hace años que aplica este baremo hasta los 70 años.

La segunda medida, anunciada por la vicepresidenta Salgado pasa por recortar el gasto público de 50.000 millones de euros de aquí al 2013, pero sin echar tijera tanto al gasto social como al de innovación y desarrollo. Hasta aquí, todo claro.

No es de extrañar que con estos pasos, el PSOE -y puede que tenga razón- quiera convencer a los mercados bursátiles, después de la falta de credibilidad financiera por parte de Grecia en estas últimas semanas. En todo caso, y al fin al cabo lo que siempre ocurre, es que los ciudadanos en activo tendrán que trabajar más. No cabe duda de que la población tiene una tasa de mortalidad cada vez más tardía, por lo que este gasto tendrá que ser a costa del contribuyente vía impuestos. El IVA ya ha subido dos puntos porcentuales.

El mundo empresarial, asimismo, no es ajeno a este plan de Zapatero, que no llega a aplaudirlo. Y es que el aumento de dos años en la edad de jubilación chocaría con la propia inercia de las empresas, que prefieren rotaciones más rápidas para abaratar los costes labolares.

El futuro es incierto, sin duda, al haber una masa importante de pensionistas que choca con un cada vez más mermado número de cotizantes. Ahora, la pregunta es, ¿cómo llevar a cabo tales iniciativas?. ¿Como contentar a los principales protagonistas políticos, empresariales, sindicales y sociales sin menoscabar la reputación de izquierdas del Gobierno? ¿Serán capaces los diputados que nos representan en el Parlamento de ponerse de acuerdo, y de paso dar una imagen internacional sostenible? Lo dudo, por lo que de intereses partidistas hay en el embrollo. Ahora se verá hasta qué punto sirve todo el enrevesado de esta relojería que se llama Política-Economía. ¿Realmente los dos principales partidos políticos están dispuestos a entenderse? O está siendo todo eso una madeja de lana que no hay quien lo entienda? ¿Se llegará a un gran Pacto de Estado por el bien de todos?

Toque de sarcasmo, sin faltar a la realidad, de Iñaki Gabilondo en el programa “Hoy”, de CNN+.

¿No será que habrá que dejar de poner ladrillos donde no se necesitan y dejar de vivir tanto del sector servicios? ¿No habrá que centrarse más en una educación de calidad y reforzar la I+D de una vez por todas?

Por Iñigo Ortiz de Guzmán

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: