¿Qué fue de…

Ángela Rodicio en RTVE?

Echemos un vistazo a atrás. 1989, la periodista entra a formar parte de la plantilla de la cadena estatal. En 1996, Rodicio pasa a trabajar como corresponsal en Jerusalén -una corresponsalía que hasta entonces no existía, y que ella abrió- por casualidad, según ella misma reconocería más adelante en una entrevista digital para El Mundo. Noviembre de 2003, se le renueva su contrato. Al mes siguiente, el archiconocido director de informativos por aquella época, Alfredo Urdaci -quien, recordemos, tuvo ese reprochable lapsus de C.C.O.O. en el TD2- le envía un burofax para el regreso de la corresponsal a Madrid. ¿La razón? Un expediente incoado por la dirección del Ente por el cual se ven irregularidades en la gestión económica de la corresponsalía. Se habla de unos gastos injustificados de más de 36.oo0 euros en tiendas de alto glamour de Giorgio Armani y de Cartier en Roma, así como de la utilización fraudulenta de la tarjeta de crédito de TVE en la boutique Thehearne&Bear de Londres, y de facturas de dudosa justificación, entre otras cosas.

Sea como fuere, este mes hace cuatro años que Ángela Rodicio -curtida en Sarajevo, Albania, Bagdad y, sobre todo, en Oriente Próximo- presentó su libro Acabar con el personaje’. Un relato que sirvió para ofrecer su versión de los hechos de aquellos días que hizo que saliera por la puerta de atrás de TVE por presunta malversación de fondos. Acusaciones que, finalmente, fueron rechazadas por un juzgado, aunque la sentencia sería recurrida más tarde por la cadena estatal, sin éxito.

En el libro, Ángela asegura que fue víctima de una persecución política por sus crónicas de Irak, donde fue enviada para cubrir la guerra, por incomodar a la dirección de Informativos. Y añade “Desde TVE me llegaban señales inequívocas de que no podían soportar que yo fuese su voz en Irak“. “Pensaba dimitir cuando todo aquello acabase. Siempre me arrepentiré de no haberlo hecho”, añadió. “Es imposible pretender transparencia total en los gastos y los pagos de una oficina como aquella (Jerusalén), en un lugar como aquel”. “Nunca he visto la complejísima contabilidad de la oficina”. Contó, además, que “en los pagos a sus colaboradores eran caóticos, muchas veces tenía que adelantarles dinero, y que sus compras personales eran compensadas con esos gastos de trabajo.

Con este blog no quiero poner en entredicho el actual equipo de TVE, el cual me parece de alto nivel profesional. Sino poner sobre la palestra las vanidades y las envidias que sufren ciertos periodistas por su ideología y la manera de contar la realidad. Al menos, la justicia reconoció que las acusaciones a Ángela Rodicio no eran justificadas y, a día de hoy, -hace tiempo readmitida- la podemos escuchar en voz en off en varias crónicas de Oriente Próximo montadas desde la capital española.

“El periodismo mantiene a los ciudadanos avisados, a las putas advertidas y al Gobierno inquieto.” (Francisco Umbral)

Por Iñigo Ortiz de Guzmán

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: