ÁGORA, la película

Anoche hubo sesión de cine. Y nada menos que el quinto trabajo del chileno/madrileño Alejandro Amenábar -el segundo filmado en Inglés por el director-, y por el que se llevó el pasado domingo 7 Goyas, incluyendo mejor guión original y fotografía.

Resulta paradógica la Historia. Cómo somos lo que somos por nuestros antepasados. Cómo la religión, la ciencia, los Imperios y las clases sociales han conformado a lo largo de los tiempos la manera de ser del Hombre.

Intentaré hacer una pequeña sinopsis. Y comenzaré por explicar lo que significa su título: Ágora. Que es un término por el que se designaba en la Antigua Grecia a la plaza pública de las ciudades-estado, más conocidas como polis.

En el año 332 a. C. Egipto estaba bajo el dominio persa. Ese mismo año, Alejandro Magno entró triunfante en Egipto como vencedor del rey persa Darío III y los egipcios lo aceptaron y lo aclamaron como a un libertador. Hay que tener en cuenta además, que en Egipto había desde mucho tiempo atrás gran cantidad de colonias griegas y que, por lo tanto, no eran gentes consideradas como extranjeros. Al año siguiente, en el 331 a.C., Magno fundaría la ciudad que llevaría su nombre en un lugar del delta del Nilo. Un emplazamiento que fue muy afortunado pues estaba al abrigo de las variaciones que pudiera tener el río Nilo, y por otro lado, lo suficientemente cerca de su curso como para que pudiesen llegar a través de sus aguas las mercancías destinadas al puerto. Aquí atracaban barcos que habían surcado el Mediterráneo y el Atlántico. Traían mercancías que se apilaban en los muelles: lingotes de bronce de España, barras de estaño de Bretaña, algodón de las Indias, y sedas de China. Los habitantes de esta ciudad eran en su mayoría griegos de todas las procedencias. También había una colonia judía y un barrio egipcio, de pescadores, el más pobre y abandonado de la gran urbe.

Dos siglos antes, la comunidad judía se asentaría en Alejandría tras la toma de Jerusalen en 586 a. C. por Nabucodonosor. Asimismo, los cristianos -con San Marcos- y los musulmanes -con Amr ibn alAsya- llevaban años de convivencia hasta la época de los romanos.

Julio César tomaría la ciudad en el 46 a. C., para zanjar la guerra dinástica entre Cleopatra y su hermano. Durante la batalla en el mar se produjo el incendio de Alejandría, en el cual ardieron algunos almacenes de libros en el puerto, pero no la Gran Biblioteca. Después de asegurar a Cleopatra en el trono egipcio y casarla con su hermano menor, Ptolomeo XIV, Julio César regresó a Roma. Durante la guerra que se desató tras la muerte de César, Marco Antonio viajó a Egipto para convencer a la reina de apoyarle. La entrada de Egipto en la guerra supuso la toma de la ciudad en el año 30 por Augusto, que convirtió Egipto en propiedad particular suya, acabando así con la independencia del país.

Así llegamos al siglo IV, en el que Egipto era una provincia del Imperio Romano. Un Imperio en decadencia. Su ciudad más emblemática, Alejandría, se había convertido en el último baluarte de un mundo en crisis, confuso y violento. En el año 391, las revueltas callejeras alcanzarían una de sus instituciones más legendarias: la biblioteca. Atrapada tras sus muros, la astrónoma Hipatia (Rachel Weisz), filósofa y atea, lucha por salvar la sabiduría del mundo antiguo, sin percibir que su joven esclavo, Davo, se debate entre el amor que le profesa en secreto y la libertad que podría alcanzar uniéndose al imparable ascenso del Cristianismo.

Hipatia– Filósofa y maestra neoplatónica griega, natural de Egipto. Fue la primera mujer matemática de la que tenemos un conocimiento razonablemente seguro y detallado. Escribió sobre geometría, álgebra y astronomía. Mejoró el diseño de los primitivos astrolabios, que no eran si no instrumentos para determinar las posiciones de las estrellas sobre la bóveda celeste, al tiempo que inventó un hidrómetro.

Davo Formó parte de los pocos esclavos que se podían permitir una familia de posición privilegiada como la de la protagonista. Desde su papel de asistente de la profesora en el aula, comienza a incorporar los conocimientos impartidos por su ama a su propia educación. Fuera o no cierto en la vida real, lo cierto es que Davo se sabe más listo de lo que los demás piensan.

Orestes– discípulo de Hipatia,que llega a ser Prefecto (autoridad gubernamental), siente asimismo un gran amor por su profesora. Se convertiría al cristianismo. Representa otro vértice de la ciudadanía privilegiada de Alejandría: la del poder político. Es un líder nato que no tarda en asumir ese papel cuando estallan las revueltas civiles en la ciudad. Esto es, entre los judíos y los parabolanos (miembros de una hermandad cristiana que en los primeros siglos de la Iglesia se hacían cargo, de forma voluntaria, del cuidado de los enfermos y de enterrar a los muertos), junto con los paganos (en el ámbito cultural del Imperio romano, se designaban a quienes en aquella época veneraban a los dioses y, por ende, rechazaban la creencia en un dios único que, según las creencias judías y cristianas, se habría revelado en la Biblia).

Un film merecido a ser una gran revelación del año por su fotografía y la historia tan bien hilada.

Hipatia murió a una edad avanzada, 45 ó 60 años (dependiendo de cuál sea su fecha correcta de nacimiento), linchada por una turba de parabolanos. Su asesinato se produjo en el marco de la hostilidad cristiana contra el declinante paganismo y las luchas políticas entre las distintas facciones de la Iglesia, el patriarcado alejandrino y el poder imperial, representado en Egipto por el prefecto Orestes.

La occidentalizada vida de la Alejandría de principios del s.XX desapareció a partir de la proclamación de la república y de la crisis de Suez. La emigración de la mayor parte de las comunidades griega, europea y judía acabó con el carácter más cosmopolita de la ciudad.

En los últimos años han aparecido conflictos interreligiosos entre musulmanes radicales y cristianos coptos.

Por Iñigo Ortiz de Guzmán

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: