Grecia. Tiempo de cambios

El 15 de mayo. Ésa es la fecha límite dada por los Ministros de Economía y Finanzas de la Unión Europea a Grecia para que ponga en marcha medidas urgentes que reduzcan su déficit público. Hace una semana, los titulares de Economía y Finanzas de los 27, reunidos en Bruselas, se pusieron serios con el Gobierno heleno para que ataje cuanto antes sus graves problemas financieros. Será la primera oportunidad para que el ejecutivo de Giorgos Papandreu demuestre que, esta vez, va en serio. El resto de los países de la zona Euro insisten en que Atenas debe dar más pasos para controlar su deuda pública, tranquilizar a los mercados financieros internacionales, y disipar los temores por la estabilidad del euro.

Papandreu- quien ganó las elecciones en Octubre, prometiendo un aumento de los impuestos a los más ricos- debe ahora sanear sus cuentas públicas en tan sólo un mes. A principios de Febrero, el ejecutivo griego anunció medidas drásticas que pasaban por congelar los salarios, aumentar la edad de jubilación a los 65 años, así como elevar la fiscalidad. Medidas que ya le han costado al gobierno una huelga por parte de los funcionarios públicos, y la que se celebre mañana en el sector privado. Y no serán las últimas, el próximo 24 de febrero, está anunciada una huelga general. Papandreu ha reconocido que no tiene tiempo suficiente ni dinero, y que el país no podrá aguantar más reivindicaciones contra el Ejecutivo que lo merman.

Lo cierto es que décadas sin reformas han llevado a Grecia al borde de la quiebra. El país heleno se caracteriza por un sector público enorme (el 18% de los trabajadores son funcionarios), corrupto, y por un PIB que duplica a la española. Las ayudas para costear las Olimpiadas de 2004 tuvieron también mucho de culpa.

Ahora, se trabaja por disminuir el déficit del 12,7% al 8%, con el objetivo de disminuirlo hasta el 3% en 2012. Lo cierto es que, en las últimas semanas, los mercados internacionales han hecho lo que se hace a pie de calle: vender un país barato para volverlo a vender más caro, especulando con ello.

Lo que era un secreto a voces por fin se ha sabido en las últimas semanas. Que el gobierno anterior falseó las cifras oficiales, maquillando el déficit. Incluso se llegó a hablar de un efecto contagio sobre otras economías como la portuguesa, la española o la irlandesa, temiendo así la desestabilización de la moneda única por primera vez. Pero el Fondo Monetario Internacional salió al paso el pasado viernes, defendiendo a éstos países por su mayor solvencia competitiva y credibilidad.

No hay inversiones y se han privatizado sectores importantes como el de las mercancías que, hasta hace poco, aportaban grandes sumas de dinero al erario público. El paro alcanza el 23% de los jóvenes griegos. Existe una economía sumergida, donde no se pagan impuestos. Y los ciudadanos están cansados de todo esto, aunque -según las encuestas- 6 de cada 10 griegos apoyan las medidas del Gobierno.

Veremos qué pasa en un país donde precisamente se pusieron los pilares necesarios para que el Mundo pensara.

Por Iñigo Ortiz de Guzmán

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: