Relaciones UE-Turquía

El primer ministro turco e islamista moderado, Recep Tayyip Erdogan, está estos días en España, invitado por el presidente de turno de la Unión Europea, José Luis Rodríguez Zapatero. Con este gesto, el presidente español quiere poner sobre la palestra la tan ansiada entrada de Turquía en la Unión Europea. Una posibilidad que lleva discutiéndose desde finales de 2005, y al que se oponen los países fundadores de la UE, Francia y Alemania, recelosos de un país islámico de 75 millones de habitantes y de su indiscutible falta de derechos humanos en ciertos aspectos.

Hasta ahora sólo se ha cerrado uno de los 35 capítulos que incluye la negociación de su adhesión a la zona euro -el relativo a Ciencia-, mientras que la mayoría de los 12 abiertos han sido bloqueados por Francia o Chipre. El principal escollo es la negativa turca a abrir sus puertos y aeropuertos a buques y aviones chipriotas, lo que va contra el principio de libertad de circulación. Erdogan no deja de quejarse de que Chipre entró en la UE “por razones políticas”, no por cumplir la normativa, y que ello ha supuesto un castigo para la población del norte de la isla, ocupada desde 1974 por Turquía.

Con todo, la Administración de Ankara mantiene su objetivo de convertirse en miembro de pleno derecho de la UE y no admite otra alternativa, en referencia a un acuerdo de asociación. Su entrevista a Euronews, con motivo del comienzo de las emisiones en turco de esta cadena de televisión hace unos meses, ofrece su visión de los países de los 27, y su relación como Estado laico con otras potencias, especialmente con Asia Oriental.

Casualidad o no a la visita del mandatario turco a nuestro país, en la madrugada del lunes 49 militares fueron apresados por la unidad antiterrorista de Ankara. La fiscalía turca les acusa de haber diseñado en 2003, pocos meses después de la llegada al poder del Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP), una sangrienta campaña de desestabilización contra el Gobierno del primer ministro Erdogan: la Operación Balyoz (Mazo). Dicha Operación, detalladamente aireada por la prensa turca tras ser destapada hace un mes por el diario liberal Taraf, es un amplio catálogo de acciones encubiertas concebidas por el Ejército para intentar sembrar el caos en Turquía y crear un estado de opinión entre la población que sirva para propiciar un golpe de Estado.

Ante este altercado, Erdogan reiteró ayer en Madrid que proyecta someter a referéndum una amplia reforma constitucional para recortar los poderes de los militares y modernizar el sistema judicial.

Parece, en todo caso, que Turquía quiere dar pasos de elefante para hacerse valer en la institución europea. Pero el principal impedimento sigue siendo Chipre. Veremos en qué acaba todo esto, y si la UE está ahora dispuesta a ampliar a su lista a un socio como Turquía en una época de crisis como la actual.

Por Iñigo Ortiz de Guzmán

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: