Desastres climáticos

Carreteras partidas en dos; Coches que parecen de juguete; Ciudadanos vagando por las calles; Incendios producidos por fugas de gas; Más de 200 fallecidos; Casas hechas trizas.

 

Imágenes dantescas del terremoto que nos ha dejado Chile. Un movimiento sísmico -de magnitud 8,8 en la escala Ritcher- y que ha dejado al país boca arriba. Los heridos se cuentan por centenares, los destrozos materiales por millares, y los chilenos sin hogar ni se cuentan… De lo que se trata ahora es de rescatar a la veintena de personas desaparecidas y de volver a restaurar la normalidad en un país de 18 millones de habitantes.

Un país que, tristemente, ya ha sufrido numerosos terremotos (el último aconteció en 2007). Ha sido entre 50 y 100 veces más intenso que el que asoló Haití el 12 de enero pasado, y en la historia sísmica de la República alpina es el tercero más intenso, según los expertos.

Según el Instituto Geológico de EEUU, el epicentro se produjo en la sureña región de Maule, a 500 kilómetros de Santiago -la capital- y a unos 90 kilómetros al sureste de Concepción (la segunda ciudad más poblada de Chile). Sólo en Bío Bío (cercana a Maule), sin energía eléctrica, sin agua potable y sin gas, se calcula que hay unas 400.000 personas afectadas.

Las consecuencias no se han hecho esperar. Y es que el terremoto ha provocado un tsunami en el Océano Pacífico que se prevé que llegue a Hawai en las próximas horas. De momento, el maremoto ya ha dejado 5 víctimas en la isla de Juan Fernández (Chile).

En toda su Historia sísmica en Chile, destaca el temblor del 28 de octubre de 1562, en el que murieron 2.000 personas en la zona de Concepción. Desde entonces, han sufrido 83 grandes terremotos, que en los últimos 50 años han causado más de 40.000 víctimas mortales.

Chile, región de Sudamérica, se ve ahora abocada a salir del atolladero. Y esperemos que la ayuda internacional no tarde en llegar como no se hizo esperar en la vecina isla de Haití.

Como punto de reflexión, me gustaría añadir que estos desastres naturales sólo pueden ser obra del Hombre. De los países del primer Mundo que, para seguir desarrollándose -en detrimento de los pobres- no reducen, si no que aumentan sus emisiones de CO2 en un Mundo cada vez más castigado por la contaminación y la destrucción de sus especies.

Documental HOME (2009)– Dirigido por Yann Arthus-Bertrand. Un largometraje que muestra la diversidad de la vida en la Tierra y cómo las actividades humanas se han convertido en una amenaza para el equilibrio ecológico del planeta. (Voz en off: Salma Hayek).

Pincha aquí si quieres ver la película.

Todavía estamos a tiempo de cambiar…

“De qué sirve una casa sino se cuenta con un planeta tolerable donde situarla” (de Henry David Thoreau)

Por Iñigo Ortiz de Guzmán

Blog publicado a las 00:55h (GMT) del 28 de Febrero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: