Archive for 30 marzo 2010

New York en 6 días (5&6)

Miles de experiencias vividas; alegrías compartidas; una semana con mi madre a la que no veo a menudo; verla feliz; desconectar del trabajo y cargar las pilas es lo que me ha posibilitado este viaje.

QUINTO Y SEXTO DÍA

Estos dos últimos días los dedicamos a nosotros, a visitar la zona norte de la isla, Harlem, y a amigos…pero de una manera más pausada.

Esta vez desayunamos con Norma y Becky -que ha venido de San Francisco- para pasar el fin de semana en Nueva York. Un reencuentro maravilloso después de vernos la última vez en Barcelona.

El Upper West Side fue uno de los últimos destinos, visitando el Cathedral Chruch of St John The Divine, el lugar de culto más grande EE.UU. y el tercero del mundo tras la basílica de San Pedro de Roma y Nuestra Señora  de la Paz de Yamoussoukro -en Costa de Marfil-.

Seguidamente visitamos la Universidad de Columbia, una de las mejores del mundo tanto en el ámbito académico como en investigación. Su explanada principal, con la estatuta Alma Mater es lo que más llama la atención. Asimismo, llama la atención el Riverside Chruch, una joya gótica con vistas al río Hudsonque fue construida por la familia Rockefeller en 1930. A pesar de que estaban cerrando, logramos colarnos e incluso subir hasta los pisos de arriba para tener aún mejor panorámica.

Desde sus orígenes en los años 20 como enclave de afroamericanos, Harlem ha ido ganando en importancia. Una zona en la que te sientes extraño por ser de los pocos blancos que hay, pero nadie te mira mal. Se nota que no hay turistas apenas, y la suciedad es más patente que más al sur, en Manhattan. Quisimos entrar a las populares iglesias de gospel, pero los sábados parece que están cerradas a cal y canto. En todo caso, creo que merecía la pena ver algo más allá de lo que es más turístico, y adentrarnos en la cultura negra. De hecho, entramos en el Schomburg Center a ver una exposición de fotografías no oficiales bastante interesante sobre la vida de Obama desde “detrás” de las cámaras, y sacadas por el fotógrafo de la Casablanca.

De vuelta al centro, y después de varios intentos desde que llegamos, nos pudimos encontrar con el matrimonio amigo de mi madre, Marga y Antón. Fantástica pareja que marchaban al día siguiente como nosotros, a Europa.

Nuestra última noche fue muy divertida, dando un largo paseo Norma, Becky, Begotxu y yo.

Ama…todo este viaje ha sido por tí.

I LOVE YOU

New York en 6 días (4)

CUARTO DÍA

Comenzamos nuestra andadura por la calle Broadway, una espectacular vía que recorre todo Manhattan.

Pero nuestro plan hoy nos marca el East Village, un área nada turístico, residencia de famosos rockeros en los años 80 y 90, y que traspira arte por todos sus rincones. Madonna fue vecina de esta zona en sus comienzos. En la actualidad, sus viviendas son de protección oficial para las personas que difícilmente llegan a final de mes.

Pasada por el Tompkins Square Park, y paradita a tomar una cerveza Corona frente a los edificios de viviendas que sirvió de portada al disco de Physical Graffiti.

Anoche nos quedamos con ganas de subir al Top of the Rock, en la parte alta del Rockefeller. Un edificio de 70 pisos, con una sorpresa en el ascensor (que no contaré) y menos concurrido que el Empire. Y ahí que subimos para ver otra panorámica de Nueva York, desde otro punto de vista.

Viernes por la tarde, y la entrada al Museum of Modern Art (MoMA) es gratis. Entramos; abarrotado, pero merece la pena ver cuadros de Van Gogh, de Picasso, de Miró y de Matisse entre otros. Quisimos ver una exposición de Tim Burton, el polifacético director de cine, pero las entradas estaban agotadas. Eso sí, vimos otra expo en la que el cuerpo humano real era la protagonista. Imaginaros, pasar entre un chico y una chica desnudos fue una de las experiencias que algunos visitantes se animaban a hacer. Al fin y al cabo, estamos en la metrópoli más cosmopolita del mundo…

La de hoy ha sido una jornada cultural en todos los sentidos.

Definitivamente, WE LOVE NY

Por Iñigo Ortiz de Guzmán

New York en 6 días (3)

TERCER DÍA

Ecuador de nuestro viaje, y las fuerzas empiezan a flaquear. Somos conscientes de que tenemos que bajar el ritmo. Además, el buen tiempo nos está matando. Y es que no tenemos la vestimenta adecuada para este mes de marzo que esperábamos frío…Pero las ganas no decaen.

Recorremos la zona de Chelsea, el barrio de la diversidad por excelencia, que ofrece una oferta culinaria estupenda, galerías de arte y pequeñas callejuelas dignas de ser admiradas. Se conoce también como “gayborhood” por la cantidad de hombres guapos que la frecuentan.

¿A destacar? El Chelsea Market, que ocupa una antigua fábrica del imperio de galletas Nabisco (creador de las Oreo) de 250 metros de longitud para buenos amantes de la buena mesa. Eso sí, carillo. Dos calles arriba queda la nueva High Line, un tramo abandonado de línea férrea elevada a una altura de 9 metros que va desde Gansevoort St. hasta la 34th. Una manera diferente de ver las calles de Nueva York desde otra perspectiva, y rodeado de zonas ajardinadas.

Subiendo por la Ninth Avenue topamos con toda una institución periodística a nivel mundial, la sede central del New York Times. Más arriba llegamos a Columbus Circle, una estatua dedicada a Colón a las puertas de Central Park y desde donde se divisa una de las mejores intantáneas del parque.

Pero antes toca parar a comer en un mexicano -frente al Lincon Center– en la que probamos un guacamole de lo mejorcito que he probado en mi vida, y encima nos lo hicieron frente a la mesa para más inri.

Es la hora de Central Park, un extenso y majestuoso parque de más de 3 km2, situado en medio de la Gran Manzana y que supone todo un pulmón de aire fresco y libre de contaminación. Comenzamos nuestra andadura por la parte oeste (Strawberry Fields) donde se encuentra el edificio de apartamentos Dakota, donde John Lennon fue asesinado en 1980 y donde todavía hoy se recuerda al cantante con una placa conmemorativa.

Estatuas por todos los rincones, atardeceres espectaculares, un lago -el Jackeline Kennedy Onassis- de 2,5 km., un imán para cientos de corredores, ciclistas y millares de especies animales como las ardillas hacen de Central Park un lugar mágico.

En la actualidad, el “parque del pueblo” es todavía -después de siglo y medio desde su creación- unos de los atractivos más populares de la ciudad. Miles de ciudadanos acuden atraídos por los conciertos al aire libre del Great Lawn, por su zoo o por las representaciones teatrales que se celebran cada verano al aire libre.

Para terminar el día, después de ver el museo Guggenheim por fuera, nos encaminanos a Union Square donde estuvimos cenando con mi amigo puerto riqueño, Richard. Todo un sol de persona con el que cenamos y charlamos relajadamente.

Por Iñigo Ortiz de Guzmán

New York en 6 días (2)

SEGUNDO DÍA

Segunda jornada, segundo desayuno copioso con unos deliciosos Egg Benedicts, unos huevos preparados con una salsa rosa.

Nuestro principal objetivo para hoy es el Empire State, pero empezamos recorriendo la orilla del río Hudson, comenzando por Battery Park hasta llegar a Tribeca, famosa por acoger en mayo el Festival Cinematográfico auspiciado por Robert de Niro. Este barrio es bastante tranquilo y, callejeando, se pueden encontrar varios puestos en los que se venden complementos a buen precio. Aquí precisamente hicimos shopping, entre otras cosas un sombrero.

Y de ahí, a la zona del Soho, que se caracteriza por sus edificios industriales con fachadas de hierro forjado posteriores a la Guerra de Secesión, cuando era el distrito comercial más importante de la ciudad. 26 manzanas la componen, y declarado en 1973 barrio histórico protegido.

Nolita es probablemente una de las zonas más chic del momento, con boutiques de alta costura. Colindante se encuentra el New Museum de Contemporary Art –un museo de arte moderno que acaba de abrir sus puertas y que ya es un referente por la estructura de siete “cajas” blancas aplicadas-, en el Lower East Side. Nos pasamos por la St Patrick’s Old Cathedral, donde los domingos por la mañana se oficia misa en castellano y cuyos muros son imponentes.

Cruzamos la calle de Broadway, para llegar a Greenwich Village donde nos topamos con las canchas de baloncesto de West 4th Street conocidas como “la Jaula”. Seguidamente, y tras dar un volteo por este barrio gay, paseamos por Washington Square, antiguo emplazamiento para ejecuciones públicas y bajo cuyo arco se celebró en 1889 el centenario de la investidura del primer presidente del país, George Washington.

Paso por Union Square -emplazamiento en pleno centro de Manhattan y donde nos encontramos con el diverso mercado agrícola de los miércoles- y por Flatiron Building -el rascacielos más antiguo que recuerda la proa de un inmenso barco-. Estamos deseosos de subir al Empire State, el edificio más emblemático de Nueva York y que se construyó en tan sólo 140 días.

Números escalofriantes. 102 plantas, 380 metros de altura y 10 millones de ladrillos. La famosa antena -que sirvió para la película “King Kong”- estaba pensada para ser un mástil de amarre para zepelines cuando abrió en 1931, pero el desastre de Hindenberg frenó los planes. Desde hace 35 años, las últimas 30 plantas se iluminan de forma tematizada, así que el Día de San Patricio pudimos observar la iluminación en verde.

Parada obligatoria en el New York Public Library, que acoge una sala de tres plantas de lectura y en cuya terraza exterior nos deleitamos con un buen café. A unas cuantas manzanas queda la también famosa estación de trenes Grand Central Terminal, con su techo abovedado con las constelaciones del zodiaco al revés.

Anochece, luces por todos lados, y callejeamos por la zona este de Manhattan visitando la sede de Naciones Unidas (ONU) y avistando desde abajo el Chrysler Building , una pieza maestra de William Van Alen de 1930. Paseo por las grandes avenidas hasta que topamos con el Rockefeller Center, frente al St Patrick’s -la catedral católica de estilo gótico más grande del país-, en la Quinta Avenida.

Foto al Radio City Music Hall, con su estilo art decó, a la pista de hielo del Rockefeller -abarrotado y no tan grande como esperábamos-, y una vuelta por el Bryant Park conforman nuestra vuelta a casa. Los juanetes no perdonan y mis dolores de coxis tampoco.

Es tiempo de descansar y cargar pilas para el día siguiente.

Por Iñigo Ortiz de Guzmán

New York en 6 días (1)

Dedicado a mi madre Begoña, a Norma y Becky

Nueva York 15-21 Marzo 2010

Fueron sólo seis días, pero bien intensos. Llegada al aeropuerto JFK, y un Lincon negro ya nos estaba esperando a mi madre y a mí para llevarnos a la ciudad de los rascacielos. Una urbe que debe su nombre a los holandeses, cuando arribaron tierra en el siglo XVI, y que la hicieron llamar Nueva Ámsterdam. Cien años después, los ingleses -con el rey Carlos II a la cabeza- rebautizarían la colonia con el nombre de su hermano, el Duque de York.

Es tan grande Nueva York que, lógicamente, hay que hacerse un planning; y ¡eso es lo que hicimos! Tras desempacar las maletas en casa de Norma -quien nos recibió con los brazos abiertos en su casa en pleno MANHATTAN– y a última hora de la tarde-noche, mi ama y yo fuimos a cenar y a dar una vuelta por los alrededores, desde donde divisábamos el estado de Nueva Jersey (al otro lado del río Hudson) y la estatuta de la Libertad. Y poco más, que estábamos cansados del vuelo, y pensando en coger energías para lo que se nos avecinaba.

PRIMER DÍA

Lo primero de todo fue desayunar unos riquísimos bagels con mermelada y mantequilla, una tradición bastante anglosajona y -por qué no decirlo- demasiado buenos. Mi recomendación es empezar por el sur de la isla e ir subiendo conforme los pies aguanten. Eso sí, mejor andando que no en metro. Primera parada: sacarnos unas fotos con la escultura del toro Charging Bull (de Arturo Di Modica) en el diminuto parque de Bowling Green para después embarcarnos en el ferry que nos llevaría hasta STATEN ISLAND, una de los cinco barrios que componen Nueva York. Las fotos hablan por sí solas, y las vistas de Manhattan desde aquí…impresionantes.

Tras apearnos del ferry -que, por cierto, es gratis- Wall Street fue la siguiente parada. Una calle de 1,5 kilómetros de longitud que debe su nombre al muro que construyeron los holandeses en 1653 para marcar el límite norte de su territorio. La Bolsa de valores más grande del mundo (NYSE) merece la pena visitarlo por lo que ahí se mueve en dólares. Al lado quedan el Federal Hall (donde estuvo el primer ayuntamiento de la ciudad y que alberga una impresionante estatua de George Washington) y el Trinity Church (una parroquia anglicana fundada por el rey Guillermo III).

Una paradita frente al City Hall, sede del Ayuntamiento desde 1812, para tomar un trago de agua. Nos espera el barrio de BROOKLYN, pero antes su Puente. Famoso porque supuso el primero de suspensión construido en acero. Casi 500 metros de longitud, en la que es casi imposible desviarte a un lado porque el carril de los ciclistas está siempre a reventar.

Video de nuestro paso por el Puente de Brooklyn- Pulsar aquí

Brooklyn bien vale visitarlo por unas horas, o incluso para un día. Y es que puede ser tan grande como Manhattan y, a día de hoy, el barrio más efervescente y trendy. En todo caso, nos contentamos con el paseo de Heighs Promenade desde donde se aprecia una de las estampas más increíbles del skyline de NYC. Y, mirando donde comer, dimos con la pizzería mejor consideradas por los neoyorkinos: el Grimaldi`s. Con sus mesas a cuadros rojos, teniendo que hacer cola para hacerse hueco, disfrutamos de una buena comilona, y eso que pedimos la pizza más pequeña -y que no tardó en salir del horno de leña-.

Con el estómago lleno, nos encaminamos por la zona judía de Dumbo, un área donde las calles empedradas son su característica y el Brooklyn Bridge Park una zona de recreo desde donde se avista con todo su esplendor el Manhattan Bridge, por el cual cruzamos para llegar a Chinatown. Aquí llegamos con un calor insoportable de 20 grados lo menos…En este barrio viven más de 150.000 sinoparlantes, la comunidad china más grande fuera de Asia. Es popular por vender -cómo no- copias perfectas de perfumes, bolsos y demás artilugios informáticos. Pero apenas hacemos una parada, salvo para hacernos la manicura en una tienda en la que sus trabajadoras no hacían más que hablar y que al final te decían “pay, pay” (pagar,pagar). Little Italy es más agradable. Aunque el distrito que vio pasar por sus calles a Martin Scorsese o a Frank Sinatra, hoy está más bien diluído y cada vez más atestado de asiáticos.

Corriendo tuvimos que ir, ya de noche, a coger el metro. Que, por cierto, menudo follón. Parece que, debido a la crisis, han quitado personal en el subterráneo y no podíamos sacar billetes. Además, hay no sé cuántas líneas, que unas son express (no paran en todas las estaciones) y otras que no (pero que son más lentas). El hecho es que por fin pudimos llegar a la hora al musical en Broadway de “Come Fly Away“; un show en el que las canciones de Frank Sinatra son su máxima, y unos de los cantantes favoritos de mi madre.

Video de Frank Sinatra “Strangers In The Night“- pinchar aquí

Nos sentíamos “extraños en la noche” neoyorkina (como canta Sinatra), rodeados de tanta gente a las 10 de la noche, cansados de tanto trajín por lo que había dado de sí el primer día…pero felices. Al fin y al cabo, estábamos donde queríamos estar. En medio de la vorágine y contentos de poder disfrutar de cinco días más juntos.

Por Iñigo Ortiz de Guzmán

S.O.S. Planeta

Primero fue, como en Nochevieja, en Auckland (Nueva Zelanda). Luego le seguirían Australia, Singapore, China, Rusia, Europa, EE.UU., y así hasta cubrir numerosos puntos geográficos del globo terráqueo. Es lo que ayer ocurrió en todo el mundo y que, desde hace 30 años, lo conocemos como el Día de la Tierra.

Una jornada celebrada cada vez en más países desde que su promotor, el senador estadounidense Gaylord Nelson, instaurara el 22 de Abril de 1970 este día para crear una conciencia común a los problemas de la contaminación, la conservación de la biodiversidad y otras preocupaciones ambientales con un sólo objetivo: proteger el Globo.

Ahora, la organización ecologista World Wildlife Fund (WWF) ha recogido el guante a esta iniciativa. Y cada año que pasa espera siempre que a este día insólito -único por no estar relacionado con reivindicaciones políticas, nacionales, religiosas, ideológicas ni raciales- se sumen cada vez más países comprometidos con la reducción de CO2.

4.000 ciudades repartidas en 125 países.

60 minutos “de gloria”…No es mucho, pero si una hora sin luz sirve de algo, bienvenida sea esta iniciativa para concienciar a gobiernos y ciudadanos de las graves repercusiones que tiene el no respetar el medio ambiente.

En España, cerca de 200 ciudades pusieron su granito de arena apagando las luces de monumentos y edificios emblemáticos.

Y parece que -según WWF- se batió un récord de participación, casi duplicando la registrada el pasado año en esta iniciativa que se ha convertido en el mayor movimiento global contra el cambio climático.

Falta que nos pongamos todos de acuerdo.

Kyoto, Copenhague,…donde sea.

Los dirigentes políticos del mundo no han negociado aún un acuerdo internacional sobre este cambio que afecta a especies y a nosotros mismos. Las numerosas conferencias de las Naciones Unidas están lejos de cumplir las mejores de las expectativas y las necesidades urgentes del planeta.

Porque al fin y al cabo, y perdonad que sea pesimista a este respecto, mientras China (potencia emergente) y los Estados Unidos (1ª potencia mundial) sigan sin reducir sus emisiones de carbono…no hay nada que hacer.

La industria, es decir, la economía y la pretensión de no perder un ápice de influencia sobre los demás Continentes pesa bastante. Mientras tanto, los demás, tendremos que aguantarnos.

Así funciona el mundo desde que lo creamos.

La Tierra se calienta. Los hielos se derriten. Y no es ciencia ficción. El clima está cambiando aceleradamente por culpa del ser humano. Algo tendremos que hacer para no destruir el lugar que nos da de comer.

¡No lo destruyamos!

¡No olvidemos donde estamos y lo que somos!

Por Iñigo Ortiz de Guzmán

sarcástico Bosé- fantástica Usun

No hay que perderse esta entrevista.

Humor inteligente, como pocos…

Por Iñigo Ortiz de Guzmán

Speak? A little bit…

Era un secreto a voces.

6 de cada 10 españoles no habla el idioma de Shakespeare: el Inglés.

Sí, para el 90% es muy importante conocer un idioma extranjero. Pero una cosa es lo que se piense y otra lo que se hace: la mayoría ni lo estudia ni se ha sentido perjudicado en su trabajo o estudios por desconocerlo.

Lo acabamos de saber gracias a un estudio realizado por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS). Del escaso 8,3% de españoles que sí se esfuerza en este campo más del 68% se inclina por el inglés, el francés (7,8%), alemán (5,3), italiano (3,9) y portugués (2,4).

4 de cada 10 ciudadanos lo hace motivado por el trabajo y el 33% por el gusto de aprender. Un porcentaje bajo si nos comparamos con el resto de los vecinos de la UE.

Tan sólo un 23% maneja perfectamente el inglés, frente a un 8,8% en el caso del francés, seguidos del alemán, italiano y portugués, que no llegan al 2%. Vamos, que los idiomas no son el punto fuerte de los españoles. Y qué decir de los presidentes de este país. Para prueba un botón…

Las respuestas de la encuesta, realizada a 2.500 ciudadanos de todo el país mayores de 18 años, refleja que la mayoría (74%) nunca se ha sentido en desventaja por su desconocimiento de otras lenguas y más del 60% ni habla ni lee ni escribe un idioma distinto al castellano.

Toda una pena. Pero, qué le vamos a hacer…

El “barco” hace años que tiene “agujeros”. Ahora sólo hace falta cubrirlos. Pero para eso está, como siempre, el Ministerio de Educación, con Gabilondo a la cabeza…y, claro, las Comunidades Autónomas por su cuenta, que deciden por sí solas por dónde va nuestro futuro. Bueno, no tanto el nuesto -que ya es tarde- sino el de las próximas generaciones.

Lo que está claro es que ni desde el Génesis los hombres se pusieron de acuerdo. Algo falla; alguien no quiere que hablemos el mismo idioma, que no nos entendamos en ningún plano geopolítico, económico, social o sentimental. Ni aun pretendiendo tocar el cielo, la Torre de Babel pudo crear una Lengua común en el Mundo.

Yahveh, para evitar el éxito de la edificacion, hizo que los constructores comenzasen a hablar diferentes lenguas, lo cual hizo que reinara la confusión y se dispersaron.

Y así se escribió:

“Toda la Tierra tenía una misma lengua y usaba las mismas palabras. Los hombres en su emigración hacia oriente hallaron una llanura en la región de Senaar y se establecieron allí. Y se dijeron unos a otros: «Hagamos ladrillos y cozámoslos al fuego». Se sirvieron de los ladrillos en lugar de piedras y de betún en lugar de argamasa. Luego dijeron: «Edifiquemos una ciudad y una torre cuya cúspide llegue hasta el cielo. Hagámosnos así famosos y no estemos más dispersos sobre la faz de la Tierra».
Mas Yahveh descendió para ver la ciudad y la torre que los hombres estaban levantando y dijo: «He aquí que todos forman un solo pueblo y todos hablan una misma lengua, siendo este el principio de sus empresas. Nada les impedirá que lleven a cabo todo lo que se propongan. Pues bien, descendamos y allí mismo confundamos su lenguaje de modo que no se entiendan los unos con los otros». Así, Yahveh los dispersó de allí sobre toda la faz de la Tierra y cesaron en la construcción de la ciudad. Por ello se la llamó Babel,
porque allí confundió Yahveh la lengua de todos los habitantes de la Tierra y los dispersó por toda la superficie.”

Esta es la realidad, y así estamos. Sin entendernos -todavía- los unos a los otros.

¡Así nos va!

Por Iñigo Ortiz de Guzmán

La mujer…todos los días

Ayer fue el Día de la Mujer, trabajadora o no, con calidad de vida o no, guapa o no, con éxito o sin él, madre o no.

Lo cierto es que ya son 102 los años que viene celebrándose este día conmemorativo, en recuerdo a la figura de las mujeres y que, sin duda, no debería tener una fecha concreta. Si todavía existe es porque hay algo que no funciona…como no existe el día del hombre.

En todo caso, porque sigue existiendo una lacra social como la de violencia de género -que sufren, en su mayoría, las mujeres- no está de más conservar un recuerdo al sexo femenino. Los datos no son halagüeños.

Sólo en España, en lo que vamos de año, 8 han sido las víctimas que han perecido a manos de sus parejas.

El balance de 2009 de mujeres asesinadas a manos de sus parejas o exparejas fue de 73. Y éste no es si no un handicap que es un hecho, pero que no debería seguir produciéndose.

Como contrapartida, muchas siguen siendo las mujeres que cada vez más siguen ascendiendo en la escala social. Como no puede ser de otra manera. Y tienen nombres y apellidos. La última en ser reconocida fue, en la gala de los Oscar la madrugada del lunes, la directora de cine Kathryn Bigelow. Una mujer que con su film ‘En tierra hostil‘ recogía emocionada -de manos de otra sin igual Barbra Streisand– la estatuilla a la mejor dirección, y convirtiéndose así en la primera mujer en llevársela en esta categoría.

La historia más extendida sobre la conmemoración del 8 de marzo hace referencia a los hechos que sucedieron en esa fecha del año 1908, cuando murieron calcinadas 146 mujeres trabajadoras de la fábrica textil Cotton de Nueva York. Los hechos sucedieron en un incendio provocado por las bombas incendiarías que les lanzaron ante la negativa de abandonar el encierro en el que protestaban por los bajos salarios y las infames condiciones de trabajo que padecían.

“Sentir, amar, sufrir y sacrificarse, será siempre el texto de la vida de las mujeres” (frase de Honoré de Balzac)

Por Iñigo Ortiz de Guzmán

Garzón, en el punto de mira

Baltasar Garzón (Jaén, 1955)

Magistrado del Juzgado Central de Instrucción n.º 5 (Audiencia Nacional) desde 1988

Mes de Enero: El Tribunal Supremo admite una querella de la Falange contra el juez por investigar el franquismo; Garzón procesa a Arnaldo Otegi por reconstruir Batasuna con ‘Bateragune’; El TS vuelve a investigarle, ésta vez por los supuestos cobros que recibió el juez por parte del Banco Santander durante su estancia en la Universidad de Nueva York, en 2005 y 2006.

Febrero: Dicho órgano constitucional acusa al magistrado de ignorar a sabiendas la ley al investigar el franquismo; El Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) pide un informe a la Fiscalía sobre si debe suspender a Garzón de sus funciones por el caso de NY; Un día después, el fiscal general del Estado, Cándido Conde-Pumpido dice no apoyar tal suspensión; Garzón recurre el auto del Tribunal Supremo que lo acusa de prevaricación (dictar una resolución sabiendo que es injusta); El Poder Judicial le da al magistrado jerezano diez días para que presente sus alegaciones ante tales acusaciones; El juez de la Corte Suprema argentina, Eugenio Raúl Zaffaroni, afirma: “el poder judicial español está cometiendo un gran error y está perjudicando la imagen de España en el extranjero”; El Tribunal rechaza el recurso presentado por Garzón contra la querella por prevarización; A finales de mes, dicho ógano vuelve a la carga, y admite la querella del abogado de caso Gürtel contra Garzón por las grabaciones supuestamente ilegales; La Fiscalía, contrariada, pide no suspenderle, y aclara: “Hacerlo iría contra la independencia judicial“.

Con tantas querellas, autos, dimes y diretes, llega el mes de Marzo. Y así el día 5 Baltasar Garzón rompe su silencio. Pide al CGPJ que no lo suspenda, y acusa al Partido Popular de estar detrás de una “cruel campaña” de acoso contra él, que se inició cuando acordó encarcelar a los principales implicados en el ‘caso Gürtel‘.

Y aquí es donde nos preguntamos… ¿Por qué tanta animadversión contra el más famoso de los jueces, de indudable eficacia durante décadas? Por fin, Garzón no duda en apuntar contra sus mayores adversarios. Difícil, precisamente, no se lo había puesto a sus enemigos. Personas non gratas que veían en algunas actuaciones del juez estrella como la cacería con el ministro de Justicia, la trama de cargos del PP o la búsqueda de responsabilidades durante los tiempos del franquismo, un punto débil para desacreditarlo. Y así lo han hecho en los últimos meses.

El mismo abogado del caso Gürtel, Ignacio Peláez, que ahora denuncia la práctica de escuchas ilegales a sus clientes cuando estaban en la cárcel y sin previa autorización del juez… fue anteriormente fiscal. Ahí es nada. Y, por lo tanto, se conoce muy bien los entresijos de la Justicia y las posibles personas que pueden cargar contra Garzón, y cómo hacerlo.

Para más info sobre la trama Gürtel, pinchar aquí (video)

Y como Garzón no es tonto, ya ha tomado iniciativas en su propia defensa. Pide, para ello, la abstención en las deliberaciones contra su persona de tres de los vocales del Consejo -Fernando de Rosa, Gema Gallego y Margarita Robles- por las relaciones que tiene con alguno de los interesados y por “enemistad manifiesta” con él mismo. En el caso De Rosa porque, en su opinión, ha cuestionado “continuamente” su labor instructora, lo que “le priva de objetividad de juicio” (es, además, amigo íntimo de uno de los imputados- el presidente de la Generalitat Valenciana, Camps). Y la petición para que Robles no comparezca, Garzón recuerda que coincidió con ella en funciones públicas (ambos fueron secretarios de Estado cuando Juan Alberto Belloch ostentaba el ministerio de Justicia e Interior, en los 90).

El juez que investigó la trama económica de ETA, quien persiguió a los narcotraficantes gallegos de la Operación Nécora, y quien dió órdenes de búsqueda y capturó a tantos delincuentes internacionales que buscaron cobijo en España…ha dado una vuelta de tuerca.

Va a ser él y sólo él quien no permita que el acusado sea acusador (trama Gürtel), y para ello parece haberse provisto de lo que necesita: busca quién dirige y encabeza la persecución de la que es objeto. Además, intenta desenmascarar a los enemigos que tiene entre los propios jueces, en la clase política y en los medios de información. Pero, por si esto no fuera poco, estoy seguro que tiene en su poder datos suficientes para ver quién mueve cada una de las cuerdas que ha comenzado a notar en su propio cuello.

Y, señores, éste es el comienzo. Razones para defenderse no le faltan.

Vamos a ver en qué termina esta cacería implacable, y a quién se lleva por delante. De momento, cada tirador ha marcado ya a sus deseables víctimas.

+ info en Memoria histórica, en entredicho

+ info en Último capítulo: Baltasar Garzón

Por Iñigo Ortiz de Guzmán

Tabaco NO, gracias!

Desde la época de ‘Los Picapiedra’, el fumar era un hábito común, hasta bien visto.

La actriz Bette Davis, los vaqueros de las películas western y tantos otros personajes del mundo del cine, el teatro o la canción popularizaron los cigarrillos sin que fuéramos conscientes de sus graves consecuencias para la salud.

Hay que reconocer que el esfuerzo para frenar su consumo por parte de las autoridades sanitarias y de los medios de comunicación han ayudado para “reeducar” a la población en general.

Ahora sabemos -gracias a la Organización Mundial de la Salud (OMS)- que el tabaco mata más que el SIDA, los accidentes de carretera, los asesinatos y los suicidios combinados. Los cigarrillos matan a la mitad de los que fuman de por vida y, de éstos, el 50% fallece teniendo entre 35 y 69 años.

En el humo del tabaco se pueden encontrar hasta 4.000 compuestos químicos, 60 cancerígenos o que se sospechan que lo son la acetona -presente en los disolventes- o el arsénico -propio de algunos insecticidas- son algunas de las sustancias.

Como norma, un fumador que consume unos 20 cigarrillos está tomando alrededor de 30 milgramos de nicotina. En ocasiones, la cantidad que necesita un fumador es tan elevada que, de ser ingerida por un no fumador, podría hacerlo enfermar o incluso morir.

Son datos escalofriantes, desdeluego.

Pero tampoco es fácil dejarlo. Para prueba un botón. En las dos ocasiones que leí el libro “Es fácil dejar de fumar, si sabes cómo” (de Allen Carr) conseguí la meta que me propuse: dejar de fumar por unas tres semanas. Pero volví, y no sabes por qué. Según el autor americano, es el gusanillo, que no te deja ni a sol ni a sombra.

A día de hoy, hasta Barack Obama reconoce la dificultad para abandonar este hábito, así que mientras tanto echa mano de chicles de nicotina.

Philip Morris -fabricante de una conocida marca de cigarrillos- conocía el riesgo del tabaco sobre los fumadores pasivos hace 30 años, según The Lancet -una reconocida revista de prestigio en el mundo de la salud-. Así pues parece obvio que las tabaqueras conocen sus negativas consecuencias incluso a los que no fuman pero se rodean de los que sí.

En los años 80, en Japón se llevó a cabo un estudio en el que se observó que las mujeres que no consumían cigarrillos y que estaban casadas con fumadores, eran más propensas a desarrollar un cáncer de pulmón.

Actualmente, la OMS estima que el riesgo de desarrollar un tumor en los pulmones de los fumadores pasivos aumenta entre un 20 y un 30%. Un 23% en el caso de las enfermedades coronarias.

En España, el responsable de este tabaquismo pasivo causa 5.000 muertes al año. Y su evidencia es clara, sobre todo en los niños expuestos al humo: otitis, neumonía, asma, daños cognitivos y bajo peso del bebé.

El dicho popular cuenta que cada cigarrillo resta 7 minutos de vida.

Por todo esto, el Ministerio de Sanidad lleva años intentando erradicar el consumo del tabaco entre la población. Su próximo cometido es el 22 de Junio de este año. Ese día presentará en el Consejo Interterritorial (consejeros de sanidad de todas las Comunidades Autónomas) el borrador de la Ley Antitabaco que, es una ampliación de la anterior que presentó en 2005.

Pretende acabar con la imagen del pitillo en los lugares públicos (bares, restaurantes, hoteles, zonas habilitadas en aeropuertos o estaciones de transporte), tal y como ya se hace en otros países vecinos de la UE.

Antes de que todo esto sea una realidad, el texto tendrá que ser aprobado por el Congreso aunque todo apunta a que contará con el visto bueno de todos los partidos. Aunque se tendrá que aclarar si, pese a que en estos espacios ya no se pueda fumar, se permitirá la venta de tabaco o si habrá alguna compensación para aquellos locales que hayan habilitado zonas para fumar.

Otra de las medidas que se tomarán este año será la de incluir fotografías en las cajetillas de tabaco sobre su efecto nocivo.

Imágenes muy duras que mostrarán dientes putrefactos, pulmones tumorosos o menores afectados por el tabaquismo pasivo, entre las 14 instantáneas que se prevén.

Pero ésto no ocurrirá hasta el mes de noviembre.

31 de Mayo- Día Mundial sin Tabaco

Bono morti

Por Iñigo Ortiz de Guzmán

Matrimonios Gays

Suecia se acaba de convertir en el 4º país de la Unión Europea en legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo. La ley, que entrará en vigor el 1 de mayo, sustituye a una de las leyes de parejas de hecho más antiguas de Europa.

Y esto es sólo el comienzo. Portugal está a las puertas de legalizarlo también después de que hace un mes el parlamento lo aprobara por mayoría absoluta.

Holanda, España y Bélgica fueron los primeros en permitir la unión en 2001, 2003 y 2005, respectivamente.

En nuestro país -pionero en legislar el matrimonio de personas del mismo sexo- se celebraron entre 2005 y 2007 más de 8.000 de estos enlaces, según los datos del Instituto Nacional de Estadística. Esta cifra representa algo menos del 2% del total.

Pero no todo es positivo. La aprobación de la ley suscitó la oposición de la Iglesia Católica y del Partido Popular, que presentó un recurso de inconstitucionalidad ante el Tribunal Constitucional que, a día de hoy, sigue pendiente.

Además, la homofobia sigue siendo una realidad latente. Y es que,  según un estudio del COGAM (Colectivo LGTB de Madrid), 7 de cada 10 homosexuales españoles se sintió agredido el año pasado. Datos poco esperanzadores. “No se puede cambiar una sociedad en un par de años y aunque a nivel legal estemos en cabeza, socialmente España sigue siendo homófoba y hay que seguir trabajando“, explica Roberto Castón, director de la película Ander.

En el mundo también está legalizado el matrimonio homosexual en Noruega, CanadáSuráfrica, y excepcionalmente en la Entidad Federativa de México D.F. que acaba de entrar en la lista de los Estados que lo aprueban. Todo un hito en la cultura iberoamericana.

Aparte del matrimonio, existen otras figuras que contemplan la convivencia de personas del mismo sexo, como las uniones civiles, que otorgan a los contrayentes muchos de los derechos y obligaciones que supone el matrimonio entre personas heterosexuales, aunque no los equiparen totalmente. Entre éstos son: Alemania, Andorra, Australia, Austria, Dinamarca, Eslovenia, Finlandia, Francia, Hungría,Islandia, Israel,Luxemburgo, Nueva Zelanda, Reino Unido, República ChecaSuiza, que reconoce como unión civil los matrimonios entre personas del mismo sexo entre ciudadanos suizos y ciudadanos de los países en donde este matrimonio es legal.

A nivel federal Estados Unidos aprobó en 1996 la Ley para la Defensa del Matrimonio en el que se define el matrimonio como la unión de un hombre con una mujer, por lo que las leyes federales no pueden reconocerlo entre personas del mismo sexo.

A nivel de los Estados el matrimonio de gays es reconocido por cinco Estados y por Washington DC. (en vigor desde enero de 2010). El primero en aprobarlo, tras decisión judicial, fue Massachusetts en 2004, seguido por Connecticut, Iowa, Vermont y New Hampshire.

El debate sobre su legalidad sigue generando polémica.

Los opositores a la reforma del Código Civil opinan que la unión de un hombre y de una mujer es la única definición de matrimonio (argumento semántico), en tanto que es la base para la procreación. Es decir, que la reproducción posibilita la continuidad de la especie y que esto es, sin duda, bueno para la sociedad.

Los sectores que lo apoyan, impugnan dichas críticas, al tiempo que sostienen que no existen razones suficientes que justifiquen privar de la protección que brinda el sistema jurídico. Éstos rechazan el argumento semántico, el argumento procreativo —por su parcialidad, ya que las leyes que prohíben el matrimonio entre personas del mismo sexo no prohíben el enlace entre ancianos o personas estériles— y, en tercer lugar, el argumento tradicionalista. Indican que la reforma sobre el matrimonio para incluir los derechos de los homosexuales es una cuestión de igualdad ante la ley.

Separar a las parejas en dos tipos de instituciones (una para las uniones de distinto sexo –matrimonio– y otra para las uniones del mismo sexo –parejas de hecho-) se considera, por quienes defienden la institución del matrimonio homosexual, discriminatoria. Y es que estiman que está en línea con el general rechazo que provocan las fórmulas «separate but equal», que en el pasado justificaron la segregación por razón de raza.

Totalmente de acuerdo.

Próximo capítulo: las adopciones.

Por Iñigo Ortiz de Guzmán