Matrimonios Gays

Suecia se acaba de convertir en el 4º país de la Unión Europea en legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo. La ley, que entrará en vigor el 1 de mayo, sustituye a una de las leyes de parejas de hecho más antiguas de Europa.

Y esto es sólo el comienzo. Portugal está a las puertas de legalizarlo también después de que hace un mes el parlamento lo aprobara por mayoría absoluta.

Holanda, España y Bélgica fueron los primeros en permitir la unión en 2001, 2003 y 2005, respectivamente.

En nuestro país -pionero en legislar el matrimonio de personas del mismo sexo- se celebraron entre 2005 y 2007 más de 8.000 de estos enlaces, según los datos del Instituto Nacional de Estadística. Esta cifra representa algo menos del 2% del total.

Pero no todo es positivo. La aprobación de la ley suscitó la oposición de la Iglesia Católica y del Partido Popular, que presentó un recurso de inconstitucionalidad ante el Tribunal Constitucional que, a día de hoy, sigue pendiente.

Además, la homofobia sigue siendo una realidad latente. Y es que,  según un estudio del COGAM (Colectivo LGTB de Madrid), 7 de cada 10 homosexuales españoles se sintió agredido el año pasado. Datos poco esperanzadores. “No se puede cambiar una sociedad en un par de años y aunque a nivel legal estemos en cabeza, socialmente España sigue siendo homófoba y hay que seguir trabajando“, explica Roberto Castón, director de la película Ander.

En el mundo también está legalizado el matrimonio homosexual en Noruega, CanadáSuráfrica, y excepcionalmente en la Entidad Federativa de México D.F. que acaba de entrar en la lista de los Estados que lo aprueban. Todo un hito en la cultura iberoamericana.

Aparte del matrimonio, existen otras figuras que contemplan la convivencia de personas del mismo sexo, como las uniones civiles, que otorgan a los contrayentes muchos de los derechos y obligaciones que supone el matrimonio entre personas heterosexuales, aunque no los equiparen totalmente. Entre éstos son: Alemania, Andorra, Australia, Austria, Dinamarca, Eslovenia, Finlandia, Francia, Hungría,Islandia, Israel,Luxemburgo, Nueva Zelanda, Reino Unido, República ChecaSuiza, que reconoce como unión civil los matrimonios entre personas del mismo sexo entre ciudadanos suizos y ciudadanos de los países en donde este matrimonio es legal.

A nivel federal Estados Unidos aprobó en 1996 la Ley para la Defensa del Matrimonio en el que se define el matrimonio como la unión de un hombre con una mujer, por lo que las leyes federales no pueden reconocerlo entre personas del mismo sexo.

A nivel de los Estados el matrimonio de gays es reconocido por cinco Estados y por Washington DC. (en vigor desde enero de 2010). El primero en aprobarlo, tras decisión judicial, fue Massachusetts en 2004, seguido por Connecticut, Iowa, Vermont y New Hampshire.

El debate sobre su legalidad sigue generando polémica.

Los opositores a la reforma del Código Civil opinan que la unión de un hombre y de una mujer es la única definición de matrimonio (argumento semántico), en tanto que es la base para la procreación. Es decir, que la reproducción posibilita la continuidad de la especie y que esto es, sin duda, bueno para la sociedad.

Los sectores que lo apoyan, impugnan dichas críticas, al tiempo que sostienen que no existen razones suficientes que justifiquen privar de la protección que brinda el sistema jurídico. Éstos rechazan el argumento semántico, el argumento procreativo —por su parcialidad, ya que las leyes que prohíben el matrimonio entre personas del mismo sexo no prohíben el enlace entre ancianos o personas estériles— y, en tercer lugar, el argumento tradicionalista. Indican que la reforma sobre el matrimonio para incluir los derechos de los homosexuales es una cuestión de igualdad ante la ley.

Separar a las parejas en dos tipos de instituciones (una para las uniones de distinto sexo –matrimonio– y otra para las uniones del mismo sexo –parejas de hecho-) se considera, por quienes defienden la institución del matrimonio homosexual, discriminatoria. Y es que estiman que está en línea con el general rechazo que provocan las fórmulas «separate but equal», que en el pasado justificaron la segregación por razón de raza.

Totalmente de acuerdo.

Próximo capítulo: las adopciones.

Por Iñigo Ortiz de Guzmán

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: