Speak? A little bit…

Era un secreto a voces.

6 de cada 10 españoles no habla el idioma de Shakespeare: el Inglés.

Sí, para el 90% es muy importante conocer un idioma extranjero. Pero una cosa es lo que se piense y otra lo que se hace: la mayoría ni lo estudia ni se ha sentido perjudicado en su trabajo o estudios por desconocerlo.

Lo acabamos de saber gracias a un estudio realizado por el Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS). Del escaso 8,3% de españoles que sí se esfuerza en este campo más del 68% se inclina por el inglés, el francés (7,8%), alemán (5,3), italiano (3,9) y portugués (2,4).

4 de cada 10 ciudadanos lo hace motivado por el trabajo y el 33% por el gusto de aprender. Un porcentaje bajo si nos comparamos con el resto de los vecinos de la UE.

Tan sólo un 23% maneja perfectamente el inglés, frente a un 8,8% en el caso del francés, seguidos del alemán, italiano y portugués, que no llegan al 2%. Vamos, que los idiomas no son el punto fuerte de los españoles. Y qué decir de los presidentes de este país. Para prueba un botón…

Las respuestas de la encuesta, realizada a 2.500 ciudadanos de todo el país mayores de 18 años, refleja que la mayoría (74%) nunca se ha sentido en desventaja por su desconocimiento de otras lenguas y más del 60% ni habla ni lee ni escribe un idioma distinto al castellano.

Toda una pena. Pero, qué le vamos a hacer…

El “barco” hace años que tiene “agujeros”. Ahora sólo hace falta cubrirlos. Pero para eso está, como siempre, el Ministerio de Educación, con Gabilondo a la cabeza…y, claro, las Comunidades Autónomas por su cuenta, que deciden por sí solas por dónde va nuestro futuro. Bueno, no tanto el nuesto -que ya es tarde- sino el de las próximas generaciones.

Lo que está claro es que ni desde el Génesis los hombres se pusieron de acuerdo. Algo falla; alguien no quiere que hablemos el mismo idioma, que no nos entendamos en ningún plano geopolítico, económico, social o sentimental. Ni aun pretendiendo tocar el cielo, la Torre de Babel pudo crear una Lengua común en el Mundo.

Yahveh, para evitar el éxito de la edificacion, hizo que los constructores comenzasen a hablar diferentes lenguas, lo cual hizo que reinara la confusión y se dispersaron.

Y así se escribió:

“Toda la Tierra tenía una misma lengua y usaba las mismas palabras. Los hombres en su emigración hacia oriente hallaron una llanura en la región de Senaar y se establecieron allí. Y se dijeron unos a otros: «Hagamos ladrillos y cozámoslos al fuego». Se sirvieron de los ladrillos en lugar de piedras y de betún en lugar de argamasa. Luego dijeron: «Edifiquemos una ciudad y una torre cuya cúspide llegue hasta el cielo. Hagámosnos así famosos y no estemos más dispersos sobre la faz de la Tierra».
Mas Yahveh descendió para ver la ciudad y la torre que los hombres estaban levantando y dijo: «He aquí que todos forman un solo pueblo y todos hablan una misma lengua, siendo este el principio de sus empresas. Nada les impedirá que lleven a cabo todo lo que se propongan. Pues bien, descendamos y allí mismo confundamos su lenguaje de modo que no se entiendan los unos con los otros». Así, Yahveh los dispersó de allí sobre toda la faz de la Tierra y cesaron en la construcción de la ciudad. Por ello se la llamó Babel,
porque allí confundió Yahveh la lengua de todos los habitantes de la Tierra y los dispersó por toda la superficie.”

Esta es la realidad, y así estamos. Sin entendernos -todavía- los unos a los otros.

¡Así nos va!

Por Iñigo Ortiz de Guzmán

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: