Celedón

Como cada 4 de agosto, Vitoria-Gasteiz se viste de fiesta con la bajada de Celedón.

Desde lo alto de la torre de la iglesia de San Miguel, a las seis de la tarde, después de tirar el chupinazo, baja este mítico personaje (un muñeco suspendido por una cuerda) “volando” sobre toda la gente y con su paraguas abierto, llega a un balcón del que sale, ya convertido en humano para pasar en esta ocasión caminando entre la multitud.

De ahí se dirige hasta la balconada de la Iglesia desde donde da un discurso alentando a todo el mundo a la diversión e inaugurando de esta forma las fiestas de la Virgen Blanca. Entre los sones de “Celedón ha hecho una casa nueva, Celedón, con ventana y balcón” se inauguraron las fiestas que concluirán el día 9, y al que animo a cualquiera a que se acerque algún año.

Una celebración más espectacular que las del resto de las capitales vascas, y -si cabe- con menos afluencia de turistas internacionales que las de San Fermín de Pamplona.

Sin duda, el momento del Chupinazo es la quintaesencia del vitorianismo. Y quien no sienta un estremecimiento, un cosquilleo en el estómago, una emoción inexplicable que se traduce en saltar, cantar, bracear sin parar y contagiarse de esa extraña felicidad que recorre como una marea el centro de la ciudad y lo inunda todo, es que acaba de aterrizar y no sabe dónde está.

Echemos un vistazo al reportaje de EiTB del año pasado.

Pero, ¿quién era Celedón? Se dice que era un aldeano originario del pueblo de Zalduendo (Álava-Araba), y que cada año acudía a las fiestas de La Blanca -que se celebra hoy 5 de Agosto- invitando a todos los ciudadanos y visitantes a unirse a la celebración.

La figura del aldeano que llega del cielo con el paraguas abierto a modo de paracaídas, como una ‘Mary Poppins’ rústica, es el otro elemento de la escenificación.

Ayer cumplía 53 años. Un dato interesante porque es el mismo tiempo que ha durado la gran metamorfosis de la capital. En 1957, Vitoria comenzaba a crecer sin parar y Celedón a bajar un agosto tras otro.

Cuatro han sido los Celedones que lo han encarnado, todos ellos blusas. Primero fue José Luis Isasi que repitió durante 22 años consecutivos junto a Iñaki Landa.

Enrique Olivero sólo lo haría en 1976; Y, desde el 2001, el protagonista ha recaído en Gorka Ortiz de Urbina.

En el 50º aniversario, Ortiz de Urbina y Landa hicieron juntos un emotivo paseillo, ya en la balconada recordaron a Isasi, ausente por una grave enfermedad.

Reportaje sobre la historia de estas fiestas, con los personajes más destacados de Vitoria-Gasteiz:

Viva cualquier fiesta, siempre y cuando sirva para estar más contento.

Y desconectar de todo lo malo que nos rodea…

Aupa Gasteiz!

Por Iñigo Ortiz de Guzmán

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: