‘Biutiful’

Bello (del latín bellus): que tiene belleza; bueno,excelente.

El estreno del film “Biutiful”, coproducción española de Mod (compañía de Fernando Bovaira), que se estrena hoy en nuestras pantallas, provocó escenas de histeria en el Festival de Cine de Cannes este año.

¿Estaba justificado todo aquel barullo?

Sí. Al menos si hacemos caso a los antecedentes. El anterior filme de Alejandro González Iñárritu, “Babel” (2006), recibió siete nominaciones a los Oscar. Y Javier Bardem, como es sabido, hace ya unos años que entró en la estratosfera cinematografica.

Retrata la historia de Uxbal. Padre abnegado. Hijo desamparado. Intermediario de la sombra. Próximo a los desaparecidos. Atraído por los fantasmas. Sensible a los espíritus. Sobreviviente en el corazón de una Barcelona invisible. Sintiendo que la muerte le ronda, intenta encontrar la paz, proteger a sus hijos, salvarse a sí mismo. La historia de Uxbal es sencilla y compleja, al igual que nuestras vidas de hoy.

La película recibió en Cannes un histórico premio al mejor actor para un elogiado Javier Bardem, vale, pero también unas cuantas críticas por lo excesivo de su historia. Algo que no pilló desprevenido a Iñárritu: “Esperaba esta reacción. Me preocuparía más si no hubiera provocado controversia alguna. Biutiful no es una película que te lo de todo peladito para que te lo metas en la boca. No se digiere fácilmente. El espectador tiene que poner algo de su parte, se trata de una experiencia muy íntima, un filme que habla de cosas que a veces nos cuesta trabajo asumir”.

Nadie podrá acusar a Iñárritu, desde luego, de no haber arriesgado con Biutiful, rodada en español tras dos filmes en inglés que se estrenaron con éxito en EEUU.

Esta vez, Barcelona ha sido el escenario elegido.

Y aquí nos paramos a pensar sobre qué imágenes tan distintas nos pueden mostrar dos directores de cine sobre un mismo lugar:

Woody Allen -quien, por cierto cumplió el miércoles 75 años- nos presentó en Vicky Cristina Barcelona la ciudad en clave de comedia y con personajes burgueses.

Ahora, Alejandro González Iñárritu nos enseña en Biutiful una ciudad condal proletaria y atormentada, la imagen del mundo sórdido de los suburbios donde malviven los inmigrantes irregulares que el cineasta mexicano considera los esclavos del siglo XXI.

El director ya ha sido acusado de haberse recreado en el lado más sórdido de la ciudad. Acusaciones de las que Iñárritu se defiende: “Dicen que filmé la parte negra de Barcelona; no estoy de acuerdo. (…) Para mí se trata, más bien, del lado luminoso de una ciudad que siempre fue cosmopolita. El tema de Biutiful es universal, pero el entorno es común a cualquier periferia europea de los últimos 15 años”.

Y también se le ha achacado de haber filmado Barcelona como si no hubiera salido de su ciudad natal, México DF, protagonista de su célebre ópera prima, “Amores Perros” (2000).

Iñárritu se hizo popular en medio mundo con una trilogía (Amores perros, 21 gramos y Babel) en forma de puzzle coral. Tres historias cruzadas escritas por el ahora director Guillermo Arriaga.

Inárritu y Arriaga acabaron tirándose los trastos a la cabeza a cuenta de la autoría de sus criaturas. Después de la tempestad, vino el cambio. Iñárritu ha hecho borrón y cuenta nueva con Biutiful, una historia lineal, sin saltos en el tiempo, cuyo peso recae casi en exclusiva en la presencia del más que aclamado actor español.

Antes de su estreno esta tarde, los intransigentes habituales ya están poniendo a parir a Javier Bardem por el simple hecho de mezclar la promoción con la propaganda política a favor del pueblo saharaui; por otra parte, tan indefenso y olvidado.

En esta ocasión, es su talento interpretativo y su entrega a un personaje más grande que la película en sí lo que importa.

Y, por encima de todo, merece todo el apoyo su derecho a comprometerse con las causas que considere oportunas, como lo hacen otras muchas estrellas internacionales sin que su imagen sufra el menor deterioro.

Él mismo asegura que la lectura del guión de Iñárritu le “conmovió” porque mostraba “la compasión como el último signo de salud de una sociedad corrupta y explotada. Esto es lo que hay.

Iñárritu no se ha cortado en elogios hacia Bardem, y en una reciente entrevista afirma: “Javier es uno de los mejores actores del mundo, al nivel de Brando, y creo que esta es su mejor actuación, no hay un solo momento falso”.

Más estrenos hoy viernes, con ‘Megamind’

Por Iñigo Ortiz de Guzmán

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: