Posts Tagged ‘cine’

No. 1: Cher

Cherilyn Sarkisian- Cher (California, 20 mayo 1946)

Cher, la mítica cantante, sigue siendo uno de los personajes más influyentes de la sociedad americana.

Su estilo personal, su forma de expresarse y la majestuosidad con la que lleva a cabo su trabajo son los indicadores de que es una artista completa de las que ya no quedan.

CHER VUELVE, Y SE DESPACHA BIEN A GUSTO

La sexagenaria ‘mujer milagro‘ abandona su retiro dorado de Las Vegas, y regresa por la puerta grande con una espectacular portada en la edición norteamericana de diciembre del Vanity Fair.

Una extensa entrevista con la artista en la que comenta todo tipo de temas: el Tea Party, los impuestos, el paso de los años o su propio hijo son los hilos conductores de una charla que ya está provocando varias reacciones en los Estados Unidos.

Y, como siempre, la verborrea es su nota característica. Esta mujer no tiene pelos en la lengua, y para comprobarlo, sólo con leer su entrevista vale.

Sobre Sarah Palin (líder del Tea Party) comenta: “He llegado a estar tan obsesionada con esto de las votaciones al Senado que podría decir que Sarah Palin ha interferido en mi vida. Cuando la ví y la escuché pensé que era el fin del país, una imbécil siempre será una imbécil“.

Además, confiesa lo bien que está envejeciendo la actriz Meryl Streep: “Meryl está genial. Esa puta estúpida está mejor que todos nosotros, pero a mí no me gusta. Estoy harta de decirle a mi familia que haga ejercicio, el día de mañana necesitarán fuerza y nadie se la va a dar. Nunca pensé que iba a llegar a esta edad“.

Y habla de su hijo Chaz -antes hija, Chastity-: “Si mañana me levantara en el cuerpo de un tío me pondría a gritar como una loca. Eso sí, no habría llegado nunca al punto que ha llegado mi hijo. Es una chica, chico, muy lista. Con los pronombres y el género aún me hago un lío“.

La cantante, actriz, compositora, diseñadora y productora habla que su relación con los hombres ha cambiado mucho a lo largo de su vida y que, hoy en día, ellos “no son más que un rico postre.

QUIEN LA HA VISTO Y QUIEN LA VE

A sus 66 años, ha acaparado miles de portadas, de discos, y películas de renombre.

Conocida como «Goddess of Pop» (La Diosa del Pop), Cher llegó a la fama en 1965, formando parte del dúo musical Sonny & Cher, junto con su ex esposo Sonny Bono.

Posteriormente Cher se establecería como solista.

En total, 25 álbumes de estudio, varias compilaciones y 56 sencillos. Las ventas rondan entre los 100 millones (formato album) y los 250 millones de dólares (incluyendo sencillos) a nivel mundial.

El más notable es “Believe”. Fue número uno en 23 países y la hizo acreedora al premio Grammy, además puede considerarse como la tercera canción más exitosa de toda la historia interpretada por un artista de sexo femenino detrás de “My Heart Will Go On” de Céline Dion y “I Will Always Love You” de Whitney Houston.

Logró, nada más y nada menos, que vender 36 millones de copias con este single.



Su faceta interpretativa comenzó a mediados de 1970, como actriz de televisión; y ,de cine, a comienzos de 1980. Siete años más tarde ganaría el premio Óscar como mejor actriz por la película ‘Hechizo de luna’.

Una comedia romántica que trata sobre Loretta Castorini (Cher), una emigrante italo-americana que está comprometida con Johnny Cammareri (Danny Aiello), aunque antes del matrimonio viaja a Palermo. El padre de Loretta no aprueba el matrimonio porque cree que Loretta tiene mala suerte en los matrimonios. Y es que el primer marido de Loretta murió atropellado por un autobús.

Johnny tiene que marcharse a Sicilia para visitar a su madre, que se encuentra muy enferma, y pide a su prometida que avise de la boda a su hermano Ronny (Nicholas Cage), que está enfadado con él. Loretta acude a visitarle en una noche en la que hay luna llena y entre ambos surge un fuerte flechazo que ella, al principio, se niega a reconocer. Además, el resto de los miembros de la familia de Loretta también se ven influenciados por la luna ese día y sus vidas sufren un cambio repentino.

Pero antes, Cher ya había rodado ocho películas, entre las que se encuentran las más exitosas: ‘Silkwood’, ‘Las Bujas de Eastwick’ o ‘Mask’ (Máscara).

Esta última, una historia real que narra la tragedia de una madre sin demasiados medios, que tiene que sacar adelante a su hijo, aquejado de una extraña enfermedad que provoca macrocefalia por la acumulación de material calcáreo en la cabeza.

Contrariamente a la imagen fría que se puede tener de ella, incluso banal, la artista ha apoyado proyectos benéficos.

Precisamente, después de su participación en este último film, Cher se convirtió en una de las principales figuras públicas en brindar apoyo a los niños y jóvenes con deformaciones faciales. También dona las ganancias de sus conciertos para las fundaciones que tratan esta enfermedad.

En 1998 actuó junto con Elizabeth Taylor en el Festival de Cine de Cannes, en actividades para promover la conciencia pública sobre la situación de las víctimas del SIDA.

Actualmente participa activamente en la fundación Children’s Cranifacial Association.

Con una carrera que rebasa las cuatro décadas y sin mostrar signos de decadencia, Cher ha sido conocida por ser un icono pop; así como por ser una de las pocas cantantes consideradas divas de la música además de su joven apariencia, debido a sus múltiples cirugías plásticas -y que ella misma reconoce.-

Lo cierto es que, a lo largo de su dilatada carrera profesional, varios han sido los logros y récords conseguidos por una mujer.

Ha sido nominada siete veces al premio Grammy (conseguido con “Believe” en 1999), dos al Óscar (“Hechizo de Luna” le dio la estatuilla como mejor actriz); en seis ocasiones ha estado entre la lista para conseguir el Globo de Oro (galardonada con tres premios).

Y todo esto, entre una larga lista de logros artísticos.

De lo que no cabe duda, es que por ahí donde ha pasado -con sus mejores y no tan buenos momentos- Cher ha puesto su impronta.

Este mes -el 24- se estrena su última producción cinematográfica: ‘Burlesque’ (2010), en la que comparte cartel con Christina Aguilera, quien hace de su hija. Un musical del estilo de ‘Nine’ o ‘Showgirls‘ que trata de recuperar las nuevas y viejas glorias del panorama del séptimo arte y de la canción.

La abuela del pop parece haber cumplido el sueño de Julio Verne y viaja en el tiempo.

Cosas de los retoques…

Desde hace tres años lleva llenando cada noche el Caesar Palace de Las Vegas con sus conciertos y su majestuosa figura, que ahora la podemos apreciar pues en el último número de Vanity.

En definitiva: talento como actriz, buena voz, trayectoria intachable, imagen propia y una inteligencia que se evidencia en cada entrevista. ¿Quién da más? Nadie, ella es la número 1.

Por Iñigo ortiz de Guzmán

Anuncios

3,2,1…¡acción!

“De mayor, quiero ser artista”

Ésa es la premisa que se propuso el ayuntamiento de Vitoria-Gasteiz a principios de 2009.

Y se lo ha tomado en serio. Y es que acaba de ponerse en marcha el Film Office, una iniciativa audiovisual que busca proyectar la imagen de la capital alavesa dentro y fuera de nuestras fronteras para atraer hasta sus calles el rodaje de series y películas.

No podía ser que Vitoria -recién nombrada como Capital Verde Europea 2012-, plató natural de decenas de producciones estatales e incluso internacionales, careciera de lo que sí poseen varias ciudades del Estado y de la Unión Europea: un organismo público dedicado en exclusiva a vender las virtudes de su ciudad facilitando los tediosos trámites que se derivan de las producciones audiovisuales.

El objetivo es triple: fomentar el rodaje, impulsar la actividad económica y el turismo en la ciudad en general, y añadir un ingrediente más al proyecto de transformación de la almendra medieval.

Ahora es más común que una cinta se haya producido en la provincia, que una firma autóctona haya trabajado en su sonorización, o que haya creado sus efectos especiales.

Dar con un filme así, ‘made in Álava’, no es ya ciencia ficción.

En el territorio funcionan hoy «unas 30 ó 35 empresas audiovisuales pequeñas y unas 6 ó 7 relativamente grandes que pueden llegar a facturar varios millones de euros anuales», calcula Fernando López Castillo, director de la Vitoria Film Office abierta hace un par de semanas.

SILVERSPACE

Precisamente, a mediados del mes de octubre, la productora alavesa SILVERSPACE presentaba en Gasteiz su última producción animada: “Daisy Cutter (la cortadora de margaritas)”. Cuenta la historia de una niña -Zaira- quien vive la injusticia de una guerra con la perspectiva que le permite su tierna e ingenua mirada.

Calidad en estado puro, y cuyos responsables –Rubén Salazar y Enrique García– han logrado colar por ahora en un festival irlandés y en el Zinebi bilbaíno.

Sin embargo, cuando unieron su saber hacer y sus ganas de crear no eran conscientes del futuro de reconocimientos -como la preselección para los Óscar 2008 con el corto de animación “Perpetuum Mobile”– que les aguardaba.

18 han sido los galardones recibidos hasta el momento por su corto en diferentes certámenes internacionales.

La película -que también estuvo nominada a los Goya 08- relata la historia de un alquimista del siglo XV, obsesionado con la búsqueda del movimiento perpetuo, antecesor de Leonardo da Vinci.

Sus fundadores compitieron con cortos hechos en casa tan buenos como “La Dama y la Muerte” (del andaluz, Kandor Moon).

“Alma” (de Rodrigo Blaas).

Dos pesos pesados de la animación.

IMIRA ENTERTAINMENT

Más de noventa países han disfrutado de las andanzas de “Lola y Virginia”, las protagonistas de la serie infantil homónima ideada en IMIRA ENTERTAINMENT.

Su producción se realizó en la capital alavesa antes de que la firma se instalara en Madrid, donde nació la también exitosa ‘Sandra, detective de cuentos’, en busca de profesionales de la animación. Pero allí confirmó que «no hay personal cualificado. Necesitamos gente que sepa dibujar y que controle la tecnología -utilizan el programa Harmony-, y encontrar a alguien que domine los dos campos es complicado», explica Myriam Ballesteros, una de las socias de la empresa, de vuelta a Vitoria.

Sus trabajos llevan la firma de dibujantes filipinos, irlandeses, canadienses… que ahora se concentran en dar vida a Brains, Fred y el robot Friday, los personajes de la comedia “Lucky Fred”, que podría llegar a televisión en 2012.

Pero no todo es animación.

DOS HOMBRES Y UN DESTINO: EL SÉPTIMO ARTE

Los directores Nikolas Ocio y Paul Urkijo aparecen, por ahora, como los últimos vitorianos en plasmar su talento a través de dos cortometrajes que, eso sí, se encuentran en fases muy diferentes.

El primero inició el rodaje de su ópera prima, bajo el título provisional de “Barkatu”, hace un mes en la capital alavesa. Y donde se retrata en blanco y negro una historia ambientada en los años 50 y con tintes policiacos en la que participa su paisana Carmen San Esteban.

En cambio, la grabación de la cinta “Jugando con la muerte” de Urkijo, producida por el televisivo Christian Gálvez (recientemente casado con la gimnasta alavesa Almudena Cid), finalizó hace ya tiempo y con margen suficiente para presentar su particular humor negro a mediados de octubre en la sección oficial del 43º Festival de Cine Fantástico de Sitges.

¿Su protagonista? El genial actor gasteiztarra, Txema Blasco.

Lo que parece es que el avance de producciones vascas va viento en popa.

Talento no falta.

Aunque todavía hoy el 90% de los proyectos cinematográficos se los lleven Madrid y Barcelona, sin embargo Vitoria esconde una ventaja en su propio carácter que le permite aportar hoy una larga lista de empresas a la industria audiovisual gracias a que no es tan dada a exhibirse como otras, pero hace cosas.

Por Iñigo Ortiz de Guzmán

“Tetro” (Francis Ford Coppola)

Desde sus inicios, el cine ha sido visto como una síntesis de varias artes: el teatro, la música, la danza, la fotografía; además de otras manifestaciones que han nutrido al séptimo arte.

Sin embargo, pocos se han atrevido a trabajar con estas artes como elementos de un mismo relato fílmico.

Pocos como el director americano Francis Ford Coppola, que ha sabido darse el lujo de experimentar con diferentes lenguajes.

Con su última obra –“Tetro” (2009)-, también producida y escrita por el autor de películas como “El Padrino” (1972) y “Apocalipsis Now” (1986), Coppola vuelve en cierta medida a sus orígenes, ya que mucho tiene de “Rumble Fish” (1983); film que le dió notoriedad en los inicios de su carrera.

Para el cinco veces ganador de los Oscars el cine es Arte; pero Arte con mayúsculas.

Por eso quizá siempre ha estado enfrentado a las estrechas miras de la industria de Hollywood que, en los últimos años, ha transformado al cine en un producto manufacturero que ha de venderse a las masas aplicando las mismas estrategias de marketing que las que se emplean para vender automóviles.

Para Coppola, no.

Ha tenido que hacer muchos trabajos meramente alimenticios a lo largo de su carrera, y esa insatisfacción artística le llevó a abandonar el cine hace unos doce años para dedicarse al mundo del vino, siendo precisamente en el desarrollo de esa actividad empresarial con la que se ha hecho multimillonario.

Así, ya no necesita mendigar a las grandes compañías de hollywoodienses para que le contraten como director.

Ahora Coppola hace lo que le viene en gana, y decide realizar películas de bajo presupuesto en otros países para plasmar ese cine que esté libre de las cortapisas que impone el cine norteamericano actual.

En “Tetro”, él mismo ha escrito el guión para hacer una obra muy personal, casi autobiográfica, en la que se nos muestran las relaciones familiares entre hermanos y entre padres e hijos. Y es que la película tiene unas resonancias de tragedia griega con elementos edípicos en la que los protagonistas se ven arrastrados por fuerzas irresistibles que les conducen a reproducir la misma maldición de generación en generación: la rivalidad.

Para ello, Coppola se mudó a Argentina, concretamente a La Boca -enclave de inmigrantes italianos- y a los cafés con sabor a tango, política, innovadoras movidas artísticas. Y donde la bohemia porteña se mira a sí misma en los espejos del neorrealismo italiano, con virutas poéticas y surrealistas.

Lo interesante es que estamos ante una propuesta diferente.

Sinopsis:

Tetro es un joven escritor inédito que deja a su familia en los Estados Unidos para vivir en Buenos Aires, ciudad de sus ancestros, inmigrantes italianos de gran talento musical.

Perturbado por la muerte de su madre en un accidente y por la compleja relación con su exitoso y genial padre, pone distancia a sus parientes.

Conoce en un hospital psiquiátrico a Miranda, joven voluntaria que se enamora de él y le ayuda a retornar a las artes como medio de sanación.

La sorpresiva llegada de Bennie, hermano menor de Tetro, revive el conflicto vital que le mantiene en un estado depresivo. Bennie y Miranda conspiran para sacar a Tetro de su letargo.

Pero, cuando Bennie encuentra los manuscritos de una novela en ciernes, y se da a la tarea de transcribirla y transformarla en una obra de teatro, esto lleva a los personajes a develar un secreto de familia que cambiará sus vidas.

Coproducción: EE.UU.-España-Argentina-Italia

El blanco y negro empleado por el genial narrador nos recuerda a grandes películas clásicas del cine americano más dramático.

De esta manera, la historia tiene algo de las obras de Tennessee Williams y de sus muchas adaptaciones cinematográficas realizadas por directores de la talla de Elia Kazan.

Sin embargo, los flash backs aparecen en color transgrediendo la clásica convención de que el pasado ha de representarse siempre en blanco y negro.

En cuanto a los actores, como sucede en toda su filmografía, Coppola suele elegirlos perfectamente.

Esta película tiene mucho de carácter salvaje, como el protagonista elegido, Vincent Gallo (“Arizona Dream”, “Buffalo 66”, “The Brown Bunny”), suavizado y equilibrado por la gran profesional que es Maribel Verdú (“Y tu mamá también”, “El laberinto del Fauno”), y encendido por el sarcástico registro (un tanto grotesco) de Carmen Maura, además del apoyo de los imprescindibles secundarios.

El debutante Alden Ehrenreich tiene algo del Leonardo DiCaprio de los inicios, y por otro lado resulta una gozada disfrutar del trabajo de actores de los de toda la vida como Klaus María Brandauer.

El elemento que constituye todo un guiño al cine latino es la presencia de dos “chicas Almodóvar” en esta película: Verdú y Maura.

La banda sonora posee gran riqueza, en especial cuando la música porteña acompaña a los personajes por las calles del barrio La Boca. BSO

La fotografía de Mihai Malaimare consigue momentos notables mediante el uso del claroscuro y de la sobrexposición.

Tetro es el primer guión original de Francis Ford Coppola en más de 30 años.

¿Lo mejor? Que la historia es profunda, desgarrada; la puesta en escena está bastante trabajada; y las actuaciones de los tres protagonistas inyectan credibilidad al drama.

Lo que -a mi entender- hubiera gustado es un poco de mas velocidad en el desarrollo de la trama.

En todo caso, es recomendable para remojar la vista en otros modos de narrar, para conocer al Coppola maduro influenciado por lo latino, así como para apoyar la exhibición de filmes de arte en salas especialmente diseñadas para ello.

Y una de las frases que aparece en una de las secuencias, merece la pena marcarla, que dice: “No sueltes la soga que ata a mi alma”

Por Iñigo Ortiz de Gzmán