Posts Tagged ‘Dinastía’

Los guerreros de arcilla-Xi’an

Han pasado mas de 2.000 años desde que los Guerreros y Caballos de Xian fueran enterrados cerca del autoproclamado primer emperador chino, de la Dinastía Qin -Qin Shi Huang-; y quien unificó los territorios de China. Allá en en 210 a. C.

Estas figuras de terracota han sido hoy noticia. Y es que el equipo que descubrió dicho hallazgo en 1974 ha sido reconocido con el Premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales 2010. Una candidatura que fue propuesta por Carlos Blasco Villa, embajador de España en China, y que ha supuesto -si cabe- un mayor reconocimiento cultural a nivel global.

El primer foso fue descubierto hace 36 años de forma casual por unos campesinos que estaban buscando agua para combatir la sequía. Una gran cámara subterránea rectangular de 230 metros de longitud y 62 de anchura. En su interior se encontraron unas 6.000 estatuas de guerreros, carros y caballos de terracota dispuestos en once pasillos.

Dos años después, en 1976, se descubrió una 2ª fosa, situada a unos 20 metros al norte de la anterior. Más pequeña, alberga una colección de caballería con más de 1.400 piezas, entre caballos y jinetes, distribuidos en 14 filas, y protegidos por arqueros. Al poco tiempo, se encontró la tercera fosa, la más pequeña, con 68 figuras de oficiales, comandantes y generales.

Este grandioso complejo funerario es actualmente uno de los tesoros más destacados de la arqueología china. Ubicado en las cercanías de Xi’an, antigua capital imperial en la que hoy es la provincia de Shaanxi.

Desde el año 1987 está considerado como Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. Una fuente de información de extraordinaria riqueza sobre la civilización china.

Se estima que la construcción del mausoleo duró en torno a 38 años y que en su construcción participaron cientos de miles de obreros y artesanos. Este monumento funerario fue abierto al público para su exhibición en 1979, y, desde entonces, ha recibido más de 60 millones de visitantes de todo el mundo.

Recientemente, los científicos han detectado la existencia de un avanzado sistema de drenaje, que habría evitado que las filtraciones de agua inundaran la tumba. Según los expertos, los descubrimientos realizados hasta el momento son muy importantes, pero todavía quedan muchos trabajos por hacer, ya que se trata de uno de los hallazgos arqueológicos más relevantes de China. Y su excavación y conservación plantea enormes dificultades técnicas.

Cada una de estas figuras tiene rasgos y características diferentes: bigotes, peinados, jóvenes, viejos, rasgos de etnias diferentes… Las cabezas y las manos se moldeaban aparte y luego se añadían a los cuerpos. Los uniformes reflejan también los rangos militares a los que pertenecen. Cada soldado llevaba un arma: arcos, lanzas, espadas…

Tras la caída de la dinastía Qin, los campesinos saquearon la tumba y robaron estas armas. Originariamente, las figuras son de colores vivos y brillantes; color que se pierde a las cinco horas de exposición al oxígeno lo que contribuye a su oxidación. Por esto, se está estudiando la técnica que permita mantener estos colores, y hasta que acabe dicho estudio se ha pospuesto la excavación de otros guerreros.

Este ha sido el segundo de los ocho Premios Príncipe de Asturias que se conceden este año, en que cumplen su trigésima edición. Anteriormente fue otorgado el Premio Príncipe de Asturias de las Artes al escultor estadounidense Richard Serra.

En las próximas semanas se fallarán los correspondientes a Comunicación y Humanidades, Investigación Científica y Técnica, Letras y Cooperación Internacional. Los Premios Príncipe de Asturias de los Deportes y de la Concordia se fallarán el próximo mes de septiembre.

Por Iñigo Ortiz de Guzmán

Nobel de la Paz “sin paz”

Myanmar va a vivir de nuevo unos comicios. Unas elecciones -que no se saben cúando se celebrarán- y que se esperan democráticas, las primeras después de 20 años. Y se esperan democráticas o Parlamentarias, precisamente por todo lo contrario. Porque no se esperan tal.

Y es que, Aung San Suu Kyi, Nobel de la Paz en 1991 seguirá estando en arresto domiciliario. El Tribunal Supremo de Justicia birmano negó ayer la puesta en libertad de la líder opositora. El régimen (dictadura militar desde 1962) alude que la activista no ha cumplido la condena.

El 11 de agosto de 2009 y tras un tedioso juicio, Suu Kyi fue sentenciada a tres años de prisión y trabajos forzados por “haber acogido en su casa a un intruso norteamericano”. Una pena que sería conmutada por un año y medio de arresto domiciliario por orden del jefe de la Junta Militar.

Su abogado ya ha anunciado que recurrirán la sentencia por injusta. Y ha arremetido contra la decisión del Supremo, acusando al juez de rechazar la apelación sin ofrecer “ninguna razón” de su negativa.

La Nobel de la Paz, a la que se la conoce como La Dama, ha pasado 14 de los últimos 20 años encerrada en su hogar por pedir de manera pacífica reformas democráticas en su país.

HISTORIA

Todo empezó, como todo, desde el principio. Con unas guerras, en este caso, dinásticas. Desde el siglo II a.C. hasta el s.XV d.C. los pegu, los ava, los mon y otros pueblos desaparecidos como los pyu se irían perpetrando en clanes y en guerras entre ellos. Pero no sería hasta la dinastía Toungoo (1531- 1752) cuando se inició un proceso que conduciría a la unificación del país.

Un siglo más tarde, el Imperio Británico ocuparía todo el territorio, estableciendo en 1886 un protectorado colonial.

Posteriormente, tras la II Guerra Mundial, Birmania pasaría a manos de los japoneses hasta que volvió a ser retomada por Gran Bretaña al poco tiempo.Tres años más tarde, en 1948, el Reino Unido se vería obligado a conceder la independencia.

Y así, tras el corto paso de los comunistas en el poder, el régimen militar encabezado por el general, Ne Win, se impuso tras derrocar al gobierno rojo de U Nu. Un régimen dictatorial que continúa hasta nuestros días y que, en todos estos años, ha visto manifestaciones cada vez más populares como el Levantamiento 8888 (que reclamaba la apertura política del país).

En 1989, el gobierno militar -fruto de un golpe de estado un año antes- cambió el nombre del país por el de Unión de Myanmar (reconocida por la ONU y la UE).

Y aquí se llega al punto de comienzo. 1990: se llevan a cabo elecciones libres por primera vez en casi 30 años, pero la amplia victoria del NLD, el partido de Aung San Suu Kyi fue anulada por los militares, los cuales se negaron a renunciar.

La activista -hija del general Aung San, fundador del ejército y figura de los derechos humanos- terminaría en 1991 convirtiéndose en icono de la democracia, la paz mundial y la libertad al concedérsele el Premio Nobel.

Pero con un handicap…Que no la dejan salir de las cuatro paredes de su vivienda. Por lo que no se podrá presentar a presentar a presidir un país por aquello por la que la premiaron: por responsabilidad hacia su Pueblo.

Por Iñigo Ortiz de Guzmán