Posts Tagged ‘Estocolmo’

Pippi Calzaslargas, ¡felicidades!

¿Quién no se acuerda del mítico personaje de las series infantiles de la década de los 70?

Pues bien, hoy hace una semana que Pippi Långstrump (conocida como Pippi Calzaslargas en España, o Pippi Mediaslargas en Hispanoamérica), el personaje literario creado por la escritora sueca Astrid Lindgren, cumplió 65 años.

Pippi Calzaslargas no era una niña convencional.

Era rebelde, luchadora y su objetivo en la vida, ser feliz.

El personaje con calcetines por encima de la rodilla, encajó perfectamente con los ideales de jóvenes y adultos sumergidos en la revolución cultural del 68.

Y conquistó al mundo.

Primero a través de los libros, luego con las películas y finalmente con una serie que haría de Pippi un fenómeno universal.

CREACIÓN DEL PERSONAJE

Astrid Lindgren comenzó la historia de Pippi en el invierno de 1941, cuando su hija de siete años se encontraba en la cama enferma de los pulmones, y le pidió que le contara un cuento.

Lindgren se inventó así una historia muy fantasiosa, que posteriormente no sólo escucharía su hija, sino también los amigos de ésta.

Dos años después, cuando la escritora se fracturó una pierna, comenzaría a escribir el cuento, cuyo manuscrito le obsequió a su hija como regalo por su décimo aniversario.

Lindgren envió el manuscrito a la editorial Bonniers, pero ésta lo rechazó. En 1945 decidió participar con su historia en el concurso literario convocado por la editorial Rabén & Sjögren, donde obtuvo el primer lugar.

A partir de entonces el libro alcanza gran éxito y llegaría a ser traducido a 70 idiomas.

Más tarde, en 1968 se rodó la serie sueco-alemana que narraba las aventuras de la pelirroja.

Ya se había hecho una película dos décadas antes (en 1949) pero a Astrid Lindgren -la creadora del personaje- no le gustó por lo que se comprometió con el nuevo proyecto y junto con el director Olle Hellbom seleccionarían a Inger Nilsson para el papel de su vida.

La naturalidad y la seguridad de la pequeña Inger que nació el 4 de mayo de 1959 en Suecia, convenció a los creadores que la eligieron inmediatamente.

La serie duró hasta 1970; se grabaron 13 episodios.

Historias que se adaptaron a las aventuras de Pippi, narradas en los primeros ocho libros de la saga de la valiente pelirroja.

Pippi es huérfana de madre, y su padre es un pirata rey de los congoleses, además vive en su casa llamada Villa Kunterbunt, acompañada únicamente de sus mascotas.

Es característico su cabello rojo, peinado en dos trenzas levantadas hacia arriba por espíritu de contradicción. Es una niña imaginativa y rebelde ante todo convencionalismo: suele cocinar crepes sobre el suelo, caminar hacia atrás, o dormir con sus pies sobre la almohada; lleva un vestido cosido a retazos, unos zapatos que le vienen grandes, y calza unas medias por encima de las rodillas, de donde le viene su nombre.

Aunque tiene sólo nueve años, es la niña más fuerte del mundo, incluso más que cualquier hombre, ya que puede levantar a su caballo con una sola mano. También puede hacer la limpieza con gran velocidad.

Tiene dos amigos, Tommy y Annika, que le acompañan en sus aventuras.

Reflejo, además, del extraordinario amor de la autora Astrid Lindgren por los animales, posee un caballo a lunares llamado “Pequeño tío” (Lille gubbe, o sea, “Muchachito”) y un mono tití llamado “Señor Nilsson“.

Después de la serie, tres películas y en 1973 terminarían las aventuras televisivas para Pippi, pero no para Inger que todavía aprovecharía el tirón para grabar un disco en 1978.

INGER NILSSON

Inevitablemente el personaje de Pippi se asociaba a la joven actriz, y no le resultó fácil encontrar otros trabajos que no fueran el de interpretar a la rebelde forzuda.

Como ella misma cuenta, su época adolescente se hizo muy complicada porque todo el mundo la trataba como si fuera Pippi y esperaban que se comportara como su alter ego televisivo. No soportó la presión y se retiró.

Decidió hacerse funcionaria y trabajar como secretaria en Estocolmo pero la fuerza de los escenarios la llamó de nuevo.

Sin abandonar su nuevo trabajo y rozando los treinta, a partir de 1987 Nilsson comenzó a colaborar con una pequeña compañía de teatro sueca y a buscar pequeños papeles en películas y series.

Del teatro saltó de nuevo a la televisión, pero sus papeles en la pequeña pantalla no han podido despegarse de la alocada heroína a la que dio vida.

En los años 2000 y 2006 consiguió interpretar a un par de personajes en sendas series pero no fue hasta el 2007 cuando adquirió una cierta notoriedad al participar en la serie alemana ‘El Comisario y el Mar’.

Sin ninguna duda la sombra de Pippi ha eclipsado la vida de Inger Nilsson.

Ella no se arrepiente de haber interpretado a la contestataria niña de las trenzas levantadas que se enfrentaba a toda autoridad porque sabe que, con tan solo 9 años -y con ese papel-, marcaría un referente cultural que ha llegado hasta nuestros días.

Por Iñigo Ortiz de Guzmán

Verde VITORIA-GASTEIZ Berdea

Vitoria-Gasteiz: CAPITAL VERDE EUROPEA 2012

David consiguió el jueves noquear a Goliath -en este caso, la capital catalana- y a cuatro oponentes más. A la primera y de una sola embestida.

Vitoria-Gasteiz, la ciudad más pequeña en población y en extensión, y la menos conocida de las candidatas a obtener el premio European Green Capital, ostentará ese prestigioso título durante 2012. Un premio que comparte con Nantes (sede medioambiental en 2013).

El broche de oro a una carrera de más de tres décadas marcada por el cuidado y respeto al medio ambiente.

El reconocimiento a su excelente calidad de vida y a su desarrollo equilibrado, en palabras del jurado reunido en el City Hall de Estocolmo (el mismo Ayuntamiento en el que se entregan los premios Nobel, y la ciudad anfitriona y actual estandarte de la ecología urbana del Viejo Continente).

Vitoria tiene una alta proporción de zonas verdes públicas: 47 metros cuadrados por habitante.

Pero, además, se ha llevado este título gracias -sobre todo- a su plan de movilidad sostenible (91kms. de carriles-bicis), a su política de ahorro en el consumo de agua (la red de suministro de este bien escaso sólo pierde el 10% frente al 40% de fugas que sufren otras ciudades del entorno), y a su anillo verde (622 hectáreas de parques que rodean la capital alavesa).

Los vitorianos reciclan casi 1/3 de los residuos que producen. Y en seis años se espera llegar a los 2/3.

Bajo el lema Verde por fuera, verde por dentro (Green outside, green inside), la ciudad de los humedales de Salburua, de las grandes aceras y de sus zonas verdes ha conseguido en el sprint final de Green Capital -contra todo pronóstico- desbancar del podium a férreas competidoras de la talla de ciudades como Barcelona, Nantes (Francia), Nuremberg (Alemania), Malmö (Suecia) y Reykjavik (Islandia), para colgarse la mayor distinción lograda en su historia.

A pesar de que la esperanza pinta en verde, la sorpresa fue mayúscula al escuchar “And the winner is…Vitoria”.

Gasteiz no era favorita en las quinielas.

No es de extrañar, por tanto, el exultante ambiente que, tras unos segundos de silencio, se adueñó de la delegación gasteiztarra, que el miércoles se trasladó a Suecia con el sueño de recoger el premio.

Los minutos posteriores fueron de sonrisas, felicitaciones, aclamaciones, abrazos…

Y satisfacción.

Satisfacción por el trabajo realizado hasta ahora, pero sobre todo por el espaldarazo que supone para una pequeña capital de 240.000 habitantes abrir una ventana a Europa.

Y, lo más importante, un canal económico que sirva para financiar las mejoras medioambientales aún pendientes.

Por delante le queda una apretadísima agenda a lo largo de la cual expertos de todo el mundo se reunirán en la capital alavesa para analizar cómo afrontar el crecimiento de las ciudades respetando el medio ambiente.

Precisamente, bajo esta premisa nació hace cuatro años el premio Green Capital.

Fue en Tallin (Estonia) en el marco de una convención de alcaldes, donde una quincena de capitales se comprometió a intercambiar ideas y experiencias en materia medioambiental.

La iniciativa pronto se expandió a más países, hasta que en 2008 se institucionalizó el galardón. Cada dos años, el jurado elige dos finalistas entre una larga lista de candidatas. En Bruselas, el título de Capital Verde Europa 2010-2011 recayó en Estocolmo y Hamburgo, respectivamente.

Testigo que ahora recogen Vitoria y Nantes.

¡ZORIONAK, Vitoria-Gasteiz!

Por Iñigo Ortiz de Guzmán