Posts Tagged ‘Madrid’

La vuelta de Luz Casal

Ya está prácticamente aquí…de nuevo

Luz Casal ha anunciado que está “a punto de terminar” los tratamientos para combatir el cáncer de mama que padece y que ofrecerá un concierto benéfico en Madrid el próximo 4 de febrero, Día Mundial contra el Cáncer.

La cantante, que había superado un tumor en 2007, se vio obligada a interrumpir el pasado mayo su gira ‘La Pasión’ al serle detectado uno nuevo.

En la carta publicada en internet, la cantante, que ha pasado la mayor parte de su tratamiento en Madrid, ha querido enviar su cariño a “aquellos que saben por experiencia propia que la fuerza está en nosotros mismos”.

Hola a tod@s!

Estoy a punto de terminar con mis tratamientos para combatir el cáncer de mama de mi seno izquierdo.
Ha transcurrido más de medio año desde que abandoné el escenario y mi vida pública; en todo este tiempo no he decaído gracias al apoyo de mi familia, amigos, admiradores y colegas músicos.
He subido la escalera peldaño a peldaño.
He aprovechado el estar en dique seco para disfrutar de las pequeñas cosas; para leer, estudiar, repensar las canciones de mi repertorio habitual, para escribir nuevas canciones e incluso para hacer ejercicio físico (excepto cuando el tratamiento médico me robaba las fuerzas).
He estado todo este tiempo en Madrid pero cuando el oncólogo me daba permiso, hice lo que me gusta: viajar. Así pude respirar el aire de Castrillón y Teverga, pasear por Triana, airearme en Tarifa, emocionarme en Toledo, soñar en Málaga, oler la Vega de Granada y sentirme plena en La Flecha del Rompido. Viajé al Renacimiento y paseé incrédula por los canales de Venecia.
Estos meses me han dado la oportunidad de descubrir músicas, voces, instrumentos, compositores: clásicos, románticos, minimalistas, e intérpretes como Jacqueline du Pré, ¡sublime!
Ahora quiero, de manera breve pero con la intensidad de este corazón agradecido nombrar y así dar las gracias a:
Los que no dejaron de pensar en mí en todo este período.
A quienes me consideran como de su familia, como hermana del alma.
“A mis niñas” (Azucenas, naranjas y bizcochos).
A los que me prestaron a su Angel de la Guarda.
A los que rezaron a su Virgen, a San Antonio, a la Virgen de los Remedios, a la Virgen del Carmen, a la de los Desamparados para que recuperara la salud; a los que fueron a Fátima y se acordaron de mi; a los que encendieron velas deseando mi restablecimiento.
A todos los que me aconsejaron libros, dietas, terapias y alimentos adecuados a mi estado; a los que me hablaron de la sanación espiritual y de la energía Reiki.
Gracias a quienes me llevaron en su pensamiento; a los que me dieron apertas xigantes, apertas normales y moitos biquiños; a los que me mandaron abrazos radiados; a los que choraron por min; a quienes me desearon firmeza, fuerza, templanza y ánimo; a los que me apretujaron con sus abrazos de oso y de corazón; a los que me dijeron: ¡ Te quiero! cada día; a los que me enviaron soplos de cariño.
Gracias por los regalos: Música, libros, poesías, cuentos,avellanas,quesos, aceites de oliva.
Agradecida sorpresa por considerarme vuestra Janis Joplin, Melanie, Joan Báez, Carole King, Bárbara…
Gracias por los premios Vida (AECC) y CASTELAO.
Mando mi cariño:
A los gallegos de aquí y de California, Texas, Houston y Argentina.
A mis queridos admiradores franceses.
A los portugueses (beijos), a los de Brasil (Fortaleza).
A los catalanes de mi querida Barcelona, Girona, a la gente de Lleida.
A los argentinos (Fla).
A la Rioja.
A Donosti (musu bat).
A los colombina@s.
A los valencianos, en especial a Burjasot.
A los que escucharon “La Pasión” en Túnez y Turquía y “Negra Sombra” en Sa Pa (Vietnam).
A los chilenos.
A Canarias.
A Asturies (Avilés, Xixón, Piedras Blancas).
A las madres y sus hij@s.
A los hombres sensibles, a los hombres amantes y compañeros de sus mujeres.
A los que me enviaron declaraciones de amor.
A los que recuperaron su memoria perdida después del 83.
¡A los hombres!
Y por último, mi cariño para aquellos que saben por experiencia propia que la fuerza está en nosotros mism@s.

Salud!

Así pues, Luz Casal regresará a los escenarios con un concierto benéfico en el auditorio Madrid Arena para recaudar fondos para la Asociación Española contra el Cáncer y el Grupo Español de Investigación en Cáncer de Mama.

+ info en La pasión de Luz

Por Iñigo Ortiz de Guzmán

Controladores aéreos, en las nubes

Sábado, 4 de diciembre

Eran aproximadamente las 10,30 horas de la mañana cuando el forzado silencio que reinaba en el espacio aéreo se vió interrumpido por una comunicación entre un helicóptero militar y la torre de control de uno de los tres aeropuertos del País Vasco: el de Foronda.

A esa hora el caos en los aeródromos españoles era total después de casi 20 horas sin control aéreo, lo que provocó el cierre de todo el tráfico.

-Helicóptero: “(Indicativo) para torre de Vitoria, estamos entrando en su espacio aéreo, ¿podría facilitarnos condiciones meteorológicas y datos del campo?

-Torre de Vitoria: “No estoy en condiciones de ofrecerle control”.

En una situacion normal le hubieran facilitado la temperatura, el indice que mide la condensación del aire, la velocidad y dirección del viento así como la altura de las nubes, pero sobre todo el QNH (la presión atmosférica en milibares con la que se calibra el altimetro y sin cuya corrección se puede producir un accidente al estar a una altitud equivocada).

-Helicóptero: “Voy en dirección a su aeropuerto…¿me podría dar el QNH?”

La banda de frecuencia modulada aérea, en la parte alta de las asignadas a las emisoras comerciales de FM, se quedó congelada…

-Torre: Largo silencio… “QNH 1016”

-Helicóptero: “Gracias Vitoria”

Para entonces un coronel del ejército del aire ya había comunicado a los controladores que estaban bajo sus órdenes. Pero todavía no podían asumir las tareas de control, tenían que esperar a la declaración de Estado de Emergencia para poder tomar el control definitivamente.

Un hecho que previsiblemente se iba a producir a las 13 horas.

Y así fue…

Poco después de la 1pm quien estaba al frente de la la torre de control fue advertido de que negarse a hacer su trabajo había dejado de ser un hecho civilmente punible y quedaba bajo la jurisdicción militar.

España está en estado de alarma por primera vez en la historia de la democracia.

Una ley orgánica de 1981 recogida en el artículo 116 de la Constitución Española (se celebró ayer su 32º aniversario), que abre esta posibilidad ante terremotos, calamidades, inundaciones, incendios urbanos o accidentes de gran magnitud, epidemias, desabastecimiento de productos de primera necesidad y, como es este caso, paralización de servicios públicos para la comunidad.

El caos aeroportuario originado por el plante masivo de los controladores (los encargados de ordenar la circulación aérea) llevaba al Gobierno a decretarlo esa mañana -con su publicación en el BOE (Boletín Oficial del Estado)-, a la vista de que los vigilantes del aire no deponían su actitud.

Desde ese momento, los controladores empezaban a ser requeridos de uno en uno, a través de burofax, para que acudieran a trabajar. Si no lo hacían serían acusados de graves delitos. El vicepresidente primero Alfredo Pérez Rubalcaba lo explicaba así: “Si no acuden a sus puestos de trabajo pasan a incurrir en un delito de desobediencia, castigado con penas de prisión.

AENA, la entidad pública de aviación -adscrita al Ministerio de Fomento, y encargada de la gestión de los aeropuertos- abre ipso facto expediente a 442 de ellos, una quinta parte de un colectivo que cuenta con unos 2.200 profesionales.

CRONOLOGÍA DE UN PLANTE  ANUNCIADO (de dimes y diretes)

– 24 noviembre 2009. El presidente de AENA, Juan Ignacio Lema, cifra en 350.000 euros anuales el salario medio de los controladores en España.

– A los pocos días. La directora de Navegación Aérea, Carmen Librero, anuncia cambios en el convenio de los controladores para abaratar costes.

– 29 diciembre 2009. El ministro de Fomento, José Blanco, acusa a los controladores de realizar una huelga encubierta los últimos días en los aeropuertos de Canarias.

– 11 enero 2010. La Unión Sindical de Controladores Aéreos (USCA) y AENA reanudan las negociaciones del segundo convenio colectivo del sector.

– 3 febrero. Los controladores y AENA se acusan mutuamente de haber cerrado las negociaciones del convenio colectivo sin alcanzar un acuerdo.

– Dos días después. El Consejo de Ministros aprueba un real decreto ley que devuelve a AENA la capacidad de gestión y control del tráfico aéreo, que estaba en manos de los controladores desde marzo de 1999, cuando entró en vigor el primer convenio colectivo.

– 26 febrero. La USCA anuncia que está estudiando acciones legales contra el decreto gubernamental, pero que no va a convocar ninguna huelga.

– 15 marzo. Entra en vigor la nueva ley por la que se fijan determinadas condiciones laborales para los controladores civiles de tránsito aéreo, que establece una nueva organización del trabajo y rebaja los salarios de este colectivo.

– Dos meses más tarde. La Audiencia Nacional desestima la demanda de conflicto interpuesta por la USCA contra la Ley.

– 27 junio. La USCA niega que haya incrementado el absentismo laboral como medida de presión, tal como denuncia AENA, y asegura que las bajas actuales están certificadas por los servicios médicos de la Seguridad Social.

– Al día siguiente. Las compañías aéreas acusan a los controladores de provocar retrasos y cancelaciones generalizados en el tráfico aéreo.

– 20 julio. El ministro Blanco anuncia que el Gobierno habilitará a controladores militares para que ocupen puestos de trabajo en los aeropuertos civiles. A su vez, la Fiscalía afirma que investigará las bajas por enfermedad de los controladores.

– Diez día después. El Ejecutivo aprueba un nuevo decreto que regula la jornada de los controladores, que se mantiene en 1.670 horas, más 80 extraordinarias.

– 03 agosto. El 98% de los controladores autorizan a su sindicato a convocar una huelga ante la falta de avances en la negociación del convenio colectivo.

– A la semana. Los controladores renuncian a convocar la huelga en el mes de agosto “para no perjudicar al sector turístico“.

– 13 agosto. La USCA y AENA firman un preacuerdo que acepta las condiciones laborales establecidas por el Ministerio de Fomento a cambio de flexibilizar la jornada laboral en función de la carga de trabajo de cada centro.

– Un mes después. El Consejo de Ministros aprueba el Real Decreto que regula el servicio de Información de Vuelo en Aeródromo (AFIS) para aeropuertos civiles de uso público, lo que permitirá que algunos aeródromos operen sin controladores.

– 07 octubre. Los controladores abandonan la negociación de su segundo convenio colectivo con AENA por incumplimiento de acuerdo.

– 26 noviembre. La USCA anuncia cierres en el espacio aéreo de Galicia a partir del fin de semana, que se extenderán durante el mes de diciembre al conjunto de España, por el exceso de horas trabajadas por los profesionales de control.

– 03 diciembre. El Consejo de Ministros ratifica en un real decreto de medidas económicas que el máximo de horas que pueden realizar los controladores de tránsito aéreo será de 1.670.

– Ese mismo día. Los controladores abandonan masivamente sus puestos en protesta por la decisión del Gobierno.

Resultado: 650.000 viajeros se ven afectados por el caos generado en los aeropuertos.


MODUS OPERANDI

Los controladores aéreos son los encargados de gestionar el tráfico de aeronaves en el espacio aéreo español.

Hasta 1977 dependían de la administración militar, pero después pasaron a depender de Aeropuertos Españoles y Navegación Aerea (AENA).

A 31 de julio de este año había 2.384 controladores civiles, que se ocupan de dirigir el tráfico aéreo en los seis principales CENTROS de control, ubicados en Palma de Mallorca, Tenerife, Gavá (Barcelona), Torrejón de Ardoz (Madrid) y Valencia; así como en 37 TORRES de control.

Mientras los centros de control aéreo se ocupan del tráfico en ruta, las torres de control gestionan los aterrizajes y los despegues en los aeropuertos.

Aunque no disponen de una ubicación específica y suelen estar ubicados en las torres de control, hay un tercer grupo de controladores que se ocupan de la aproximación a los aeropuertos de los aviones.

En España existen cuatro regiones principales de control aéreo: Madrid, Barcelona, Sevilla y Canarias. El fallo en el servicio de cualquiera de ellos supone -en la práctica- el colapso del sistema.

En total, hay cuatro tipos de controladores:

1- Tierra: quien asigna al piloto la pista de rodadura, y evita las colisiones en tierra.

2- Local: autoriza el despegue e indica al piloto la dirección de navegación inmediata al despegue.

3- Aproximación y Despegue: indica el ascenso hasta el nivel de crucero, cubriendo unos 80 kms.

4- Ruta: estudia la evolución en su viaje, alertando de fenómenos atmosféricos y de otro tipo. Conforme el vuelo avanza, la responsabilidad es transferida entre los diferentes centros de control que sobrevuele la nave.

CLAVES CONTROLADORES-GOBIERNO

¿Cuánto cobran por su trabajo?

El Ministerio de Fomento cifraba en verano en 350.000 euros el coste anual medio de un controlador en España, por entre 1.700 y 1.800 horas de trabajo anuales (en Europa esa media se sitúa en torno a los 120.000 euros por unas 1.300 horas al año).

El diferencial se debe a que en España, entre un tercio y la mitad de las horas que trabajaba un controlador eran extraordinarias, que cuestan el triple que las ordinarias.

Para reducir ese coste medio a 200.000 euros al año, la nueva ley -entre otras medidas- mantiene el límite de horas anuales en 1.670, pero reduce las 600 horas extraordinarias que hasta ahora se permitían a las 80 establecidas en el Estatuto de los Trabajadores.

Asimismo, se introduce la gestión automatizada en más aeropuertos y, desde el verano de 2011, se privatizarán el 49% de las torres de control. El Gobierno hace así caja en un intento de salir airoso del alto déficit público.

¿Es su primera huelga?

No.

En diversas ocasiones los controladores han recurrido a huelgas encubiertas o de celo; no obstante, sólo en una ocasión convocaron una huelga legal, en 1988. Su propósito era reclamar el pago de un complemento denominado “de servicios especiales”, que finalmente no llegó a realizarse.

¿Por qué ha resucitado el conflicto, si había un acuerdo?

Pues por la interpretación que se tiene de las 1.670 horas de trabajo que regula la nueva ley: los controladores consideran que las horas sindicales, las imaginarias (guardias), las licencias, las bajas por incapacidad laboral y las reducciones de jornada deben incluirse en ese cómputo, mientras que el Gobierno defiende que no.

Así, este viernes aprobó el Real Decreto que elimina cualquier ambigüedad al respecto: sólo computa como jornada laboral el control de tránsito aéreo.

 

 

USCA: PODER DE PRESIÓN

No pocos líderes sindicales querrían para sí el poder de presión que ha ostentado el sindicato de los controladoresUSCA (que agrupa al 97% del colectivo)- en los últimos diez años.

Mal que les pese a los diferentes ministros de Fomento del PP y del PSOE, que han tenido que afrontar las amenazas del colectivo, hasta ahora los trabajadores habían ganado la batalla.

Quizá el órdago de los controladores ha sido demasiado grande y no midieron las consecuencias.

Desde luego, nadie en la cúpula de USCA que desde junio dirige Camilo Cela (sobrino del premio Nobel) podía esperar que el Gobierno reaccionara decretando el primer estado de alarma de la democracia española, poniendo así a los 2.400 controladores aéreos bajo mando militar.

Quizá sus abogados no leyeron a fondo el decreto que aprobó el ministro de Fomento, José Blanco, el pasado 5 de febrero, en el que se abría la vía a que el presidente del Gobierno encomendara el control aéreo al Ministerio de Defensa en caso de circunstancias “extraordinarias”.

Tampoco debieron dar importancia a las alusiones a una posible llamada a los controladores militares (600, de los que unos 280 están en activo) para que los sustituyeran.

Hay sospechas de que el sindicato ha desarrollado esta estrategia encubierta en el plante que hizo el colectivo el viernes y parte del sábado alegando bajas masivas por estrés o por alegar que habían cumplido sus horas anuales.

No deja de ser sospechoso que un sindicato que siempre da muestras de ser muy belicoso, convocara de urgencia a los medios de comunicación el viernes a las cinco de la tarde para no lanzar ninguna amenaza como suele. Cuando justo tras la rueda de prensa empezaron a llegar a los periodistas noticias de incidentes en Barajas (aún no se sabía que era un boicot en toda regla), el presidente del sindicato aseguró no saber nada.

Sin embargo, unas dos horas después, el vicepresidente de USCA, José Manuel Acevedo, y otros miembros de la cúpula se dirigían a Fomento (no a Aena, su interlocutor habitual) para exigir firmar su propuesta de convenio colectivo en pleno caos.

Proponían -en todo su derecho- volver a sus antiguos y abultados sueldos, además de hacer menos horas de las actuales.

Lo que es claro es que desde ayer, el sindicato parece haber digerido, por fin, las consecuencias de ese motín que ha tenido un coste económico cercano a los 250 millones de euros.

Por eso, ha cambiado de estrategia y ha optado por el silencio.

Las diversas posiciones, de un lado y de otro, siguen y seguirán… Que si te he dicho esto y lo otro…

Y todo, por dinero.

((pinchar sobre ambas fotos))

Por Iñigo Ortiz de Guzmán

El ‘gigante’ Ken Follett

Como si regresara de principios del siglo XX a través de un viaje en el tiempo en un tren de vapor, construído en Bilbao en 1928.

Así se presentó la semana pasada el escritor Ken Follett (Cardiff, Gales, 1949) en la antigua estación de Delicias de Madrid, hoy convertida en el Museo del Ferrocarril.

Dentro del viejo vagón, cientos de ejemplares de la última obra de Follett aguardaban -confundidos entre maletas antiguas- a ser leídos por los seguidores con los que el escritor cuenta en todo el mundo, como atestiguan los 100 millones de libros de sus obras vendidas.

Enfundado en un traje gris, con su abundante pelo canoso, se plantó ante una nube de fotógrafos dispuestos a inmortalizar al escritor que más libros ha vendido en nuestro país en los últimos diez años.

‘La Caída de los Gigantes’ es su nueva novela, el primer volumen de una trilogía titulada The century.

En este primer tomo, ambientado entre 1911 y 1924, el escritor presenta a las cinco familias que canalizarán los tres libros: los aristócratas ingleses que defienden sus privilegios, los mineros galeses que luchan por sus derechos, los diplomáticos alemanes que preservan la imagen de su país, dos hermanos rusos influidos por el discurso revolucionario, y finalmente los estadounidenses que miran a la Europa que se desmorona.

Cuenta “la historia de mis abuelos y también la mía, porque yo he vivido la segunda mitad del siglo XX”, aunque ha precisado que no es un libro de historia, sino una novela con un trasfondo histórico.

Entre sus pretensiones con su última obra ha citado: “que quienes lo lean entiendan un poco más’ cómo ocurrió la Primera Guerra Mundial, la lucha de la mujer por lograr el derecho al sufragio o por qué la Revolución Rusa fue una llama de falsa esperanza”.

Para documentarla, el escritor galés pasó más de un año leyendo Historia.

En su opinión, la diferencia entre su última novela (‘Un Mundo sin fin’) -ambientada en el siglo XX- y las anteriores situadas en la Edad Media estriba en que en ésta ha tenido que ser “mucho más cauteloso”, ya que en otras como ‘Los pilares de la Tierra’, se podía “inventar cosas alegremente” al tratarse de una época más desconocida.

Ésta es la primera vez que una novela cuenta la historia de la civilización occidental de todo un siglo”, entiende Follett, quien considera además que a sus 61 años es “el momento” para llevar a cabo un reto “tan ambicioso”.

Las cifras son incontestables.

De momento, este novelón de mil páginas La Caída de los Gigantes (editorial Plaza & Janés) ha vendido en el mundo hispanohablante 100.000 ejemplares en sólo dos semanas.

La vida de los personajes de Follet se mueven motivados por bajas pasiones.

De ahí uno se pregunta si el hombre es malo o el poder corrompe… A lo que Follett contesta: “No creo que el hombre sea malo, el poder corrompe a los malos, todos tienen un potencial de actuar, pero las circunstancias influyen. No habría dilema moral de no afrontar estas situaciones, los libros tratan de las personas que intentan descubrir lo que tienen que hacer“.

Además del relato de algunos de los grandes sucesos como la toma del Palacio de Invierno o la batalla de Somme, el énfasis de su último título alude al fin de los grandes imperios; y a la defensa de las ideas progresistas que comenzaron a brotar en aquella época, como el sufragio universal y los derechos de los trabajadores.

El escritor, que en los años setenta participó en las actividades del Partido Laborista -donde conoció a su mujer, la diputada Barbara Follett– señala, sin embargo, que la novela no tiene un único punto de vista político: Uno no puede escribir una buena novela si esta tiene la ideología del escritor. Por tanto, mi ideología no afecta a lo que escribo, aunque los valores que yo defiendo sí están de manera subyacente”.

La salida de ‘La caída de los gigantes’ se ha producido al mismo tiempo en 19 países, de Alemania a Sudáfrica y de Noruega a Australia. El lanzamiento alcanza un total de 2,5 millones de ejemplares, el 24% destinado a España, un porcentaje muy elevado en términos relativos que indica el aprecio de los lectores españoles por la obra de Follett.

El autor ya lleva escritas 200 páginas de la segunda parte de la trilogía, ‘El Invierno del Mundo’, que saldrá en 2012 y que se centra en la Segunda Guerra Mundial.

En ella, narra la lucha contra el fascismo, por lo que la Guerra Civil española, “muy simbólica para todo el mundo, no sólo en España”, será una parte importante.

Y la tercera versará sobre la Guerra Fría, y cuya fecha de lanzamiento se espera para 2014.

LOS PILARES DE LA TIERRA / UN MUNDO SIN FIN

‘Los Pilares de la Tierra’ ha sido quizá la novela histórica más influyente de Follett.

Ambientada en Inglaterra en la Edad Media -en concreto en el siglo XII- durante un periodo de guerra civil conocido como la Anarquía inglesa, entre el hundimiento del White Ship y el asesinato del arzobispo Thomas Becket.

Sin embargo, también se recrea un viaje de peregrinación a Santiago de Compostela a través de Francia y España.

La novela describe el desarrollo de la arquitectura gótica a partir de su precursora, la arquitectura románica y las vicisitudes del priorato de Kingsbridge.

El autor sorprendió con esta novela no sólo a sus lectores, ávidos de thrillers, sino también a sus editores con su contenido y longitud (más de 1300 páginas). Fue publicada en 1989, y se convirtió sin duda en el mayor best seller de Follett.

Y tuvo tanto éxito que los hermanos TonyRidley Scott desarrollaron una miniserie, y que ha roto las audiencias.

Fue presentada a nivel internacional en Vitoria-Gasteiz el pasado 5 de septiembre (dentro del Festival de Radio y Televisión FesTVal), y emitida por Cuatro.

De una o de otra manera, la construcción de las catedrales ha marcado la forma de narrar de Follett.

La de Santa María de Vitoria-Gasteiz -en obras desde hace más de una década- sirvió de fuente de inspiración al escritor. En la que supuso la segunda parte de Los Pilares de la Tierra: ‘Un Mundo sin fin’.

En esta ocasión, la novela tiene lugar en la misma ciudad, Kingsbridge, pero 200 años después.

Los personajes son los descendientes de los de la primera novela. El libro se centra en la peste negra y los amores, odios, pasiones, orgullos y venganzas del mundo medieval visto por el autor.

KEN FOLLETT (autor de 26 novelas) lleva 32 años escribiendo.

De si el éxito le ha cambiado o no…comenta: “Me estoy acostumbrando. Ahora puedo beber champán una vez al día y antes lo hacía una vez al año

Y reconoce que lo principal es ser “feliz” haciendo lo que le gusta, y en lo que es “realmente bueno”.

Por Iñigo Ortiz de Guzmán

¡Olé, torera!

El toreo vuelve a estar en el centro del debate. Y viene fuerte.

Catalunya-Madrid; Antitarino-taurino: Izquierdas-Derechas; Hombre y mujer están siendo los protagonistas estos días. A saber, Barcelona y Madrid.

Mientras el Parlament de Catalunya debate desde el miércoles por mandato popular si se prohíben las corridas de toros en esa autonomía, Esperanza Aguirre aprovecha para hacerse la valedora de la esencia española, su cultura y su nacionalismo. El Gobierno de la Comunidad de Madrid ha visto en esto un desencuentro entre dos regiones bien diferentes, y por diferentes colores ideológicos, un filón mediático y -por ende- político. Volvemos a los de siempre…

Todo empezó desde hace dos días cuando representantes del mundo taurino de las Tierras del Ebro (Tarragona), Francia y Portugal, y de entidades antitaurinas comenzaron a comparecer en el Parlament por la Iniciativa Legislativa Popular que pide la supresión de las corridas de toros en Cataluña.

“El PSOE y las feministas fustigaron a uno de los comparecientes del día anterior en el Parlament porque”, a su juicio, “había comparado la fiesta con el maltrato femenino o la ablación del clítoris”. Ésto en realidad no fue así, aunque así titularan los diarios afines a la derecha.

De «odioso» y «absolutamente inaceptable» tachó el líder popular el símil atribuido al filósofo Jesús Mosterín en su comparecencia parlamentaria del miércoles para denostar la continuidad de las corridas. Una precisión: lo que dijo Mosterín fue que el hecho de que los toros sean una tradición no es un argumento válido por sí solo para defender su existencia. Tradiciones, vino a decir, las hay loables y abominables.

Lo cierto es que El PP de Madrid ha respondido afirmando que abrirá un expediente para declarar la lidia un bien de interés cultural, algo inaudito en otros territorios. Los populares podrían haberlo hecho en cualquier otro momento (en Madrid tiene mayoría absoluta y no necesita de ningún apoyo a sus iniciativas), pero lo hizo justo ayer, en un gesto que encierra un intento de contraste entre ambas capitales. Como si los toros no hubiesen sido jamás parte de la cultura y tradición catalanas, cuando Barcelona llegó a tener a principios del siglo XX hasta tres plazas de primera categoría: la Monumental, las Arenas y el Torín, en la Barceloneta

¿Por qué este debate ahora? Habría que preguntarse si realmente es tiempo de trifulcas. Aunque es probable que Rajoy esté aprovechando -y es normal- la caída de popularidad de Zapatero.

Lo que huele mal aquí es que se quiere ver que en un sitio se titubea, y en otro lugar se manda. Si no, esto no tiene explicación…No se me ocurre otra idea.

Por Iñigo Ortiz de Guzmán

Relaciones UE-Turquía

El primer ministro turco e islamista moderado, Recep Tayyip Erdogan, está estos días en España, invitado por el presidente de turno de la Unión Europea, José Luis Rodríguez Zapatero. Con este gesto, el presidente español quiere poner sobre la palestra la tan ansiada entrada de Turquía en la Unión Europea. Una posibilidad que lleva discutiéndose desde finales de 2005, y al que se oponen los países fundadores de la UE, Francia y Alemania, recelosos de un país islámico de 75 millones de habitantes y de su indiscutible falta de derechos humanos en ciertos aspectos.

Hasta ahora sólo se ha cerrado uno de los 35 capítulos que incluye la negociación de su adhesión a la zona euro -el relativo a Ciencia-, mientras que la mayoría de los 12 abiertos han sido bloqueados por Francia o Chipre. El principal escollo es la negativa turca a abrir sus puertos y aeropuertos a buques y aviones chipriotas, lo que va contra el principio de libertad de circulación. Erdogan no deja de quejarse de que Chipre entró en la UE “por razones políticas”, no por cumplir la normativa, y que ello ha supuesto un castigo para la población del norte de la isla, ocupada desde 1974 por Turquía.

Con todo, la Administración de Ankara mantiene su objetivo de convertirse en miembro de pleno derecho de la UE y no admite otra alternativa, en referencia a un acuerdo de asociación. Su entrevista a Euronews, con motivo del comienzo de las emisiones en turco de esta cadena de televisión hace unos meses, ofrece su visión de los países de los 27, y su relación como Estado laico con otras potencias, especialmente con Asia Oriental.

Casualidad o no a la visita del mandatario turco a nuestro país, en la madrugada del lunes 49 militares fueron apresados por la unidad antiterrorista de Ankara. La fiscalía turca les acusa de haber diseñado en 2003, pocos meses después de la llegada al poder del Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP), una sangrienta campaña de desestabilización contra el Gobierno del primer ministro Erdogan: la Operación Balyoz (Mazo). Dicha Operación, detalladamente aireada por la prensa turca tras ser destapada hace un mes por el diario liberal Taraf, es un amplio catálogo de acciones encubiertas concebidas por el Ejército para intentar sembrar el caos en Turquía y crear un estado de opinión entre la población que sirva para propiciar un golpe de Estado.

Ante este altercado, Erdogan reiteró ayer en Madrid que proyecta someter a referéndum una amplia reforma constitucional para recortar los poderes de los militares y modernizar el sistema judicial.

Parece, en todo caso, que Turquía quiere dar pasos de elefante para hacerse valer en la institución europea. Pero el principal impedimento sigue siendo Chipre. Veremos en qué acaba todo esto, y si la UE está ahora dispuesta a ampliar a su lista a un socio como Turquía en una época de crisis como la actual.

Por Iñigo Ortiz de Guzmán