Posts Tagged ‘Partido Popular’

María “currelas” de Cospedal

Que los políticos cobran bastante para lo que hacen, ya lo sabíamos. Pero…que reciban tanto en salarios -aunque lo valgan- es otro cantar.

La noticia salía a los medios esta semana: que la secretaria general del PP (desde el 22 de junio de 2008), María Dolores de Cospedal, cobró 241.840 euros el año pasado.

A saber: 43.771 por su banco en el Senado; más 167.864 euros por su cargo de número dos del Partido Popular; más 3.560 euros del Ministerio de Justicia (es abogada del Estado) en concepto de trienios; y 25.538 euros de indemnización por los gastos de su función en el senado.

Además, es la presidenta del PP en Castilla-La Mancha (desde el 25 de junio de 2006).

Las Juventudes Socialistas de esta Comunidad Autónoma, han aprovechado pues esta información para sacar a la luz un vídeo que parodia a Dolores de Cospedal como Superwoman.

Con ello, quieren denunciar el elevado sueldo que -a su parecer- percibe la que es mano derecha de Mariano Rajoy.

¿Su lema?: «Una trabajadora que vale por 30 porque gana lo que 30»

En el documento detallado, también se refleja que a 29 de julio de 2010 el saldo medio de las cuentas de la secretaria general del Partido Popular era de 508.822 euros, una importante cantidad que Cospedal explica en el apartado de observaciones como un incremento debido a la venta de un piso.

Si lo comparamos con el presidente de la Comunidad Autónoma manchega, José María Barreda, Cospedal percibe al año más de 150.000 euros más que el presidente castellano manchego que en total ingresó en 2009 96.123 euros.

Lo cierto es que la Ley Orgánica del Régimen Electoral General (LOREG) estipula que los senadores de designación autonómica y, por lo tanto, parlamentarios regionales, tienen que optar por uno de los dos sueldos a la hora de tomar posesión.

Es decir, o cobra como secretaria general del PP, o como diputada regional en Castilla-La Mancha

La “niña de Albacete” -como la llaman algunos- nació el 13 de diciembre de 1965 en Madrid, pero casi toda su vida la ha pasado en aquella provincia.

Está divorciada y es madre de un niño, Ricardo, que acaba de cumplir cuatro años. Mujer moderna, decidió ser madre soltera y se sometió a una inseminación artificial.

La que es también senadora por Castilla-La Mancha desde el 7 de septiembre de 2006 fue candidata a la Presidencia de esta Comunidad en las elecciones autonómicas y municipales de 2007. En éstas logró recuperar tres escaños; pero fue, sobre todo en las generales, donde el PP recortó distancias respecto al PSOE.

Además, ganó por 30.000 votos en Toledo, ciudad por la que el socialista José Bono se presentaba como cabeza de lista.

Su carrera ha sido imparable.

Licenciada en Derecho y abogada del Estado, siendo su primer destino el País Vasco, ha vivido tres momentos significativos: en 1997, cuando se convirtió en asesora de Javier Arenas en el Ministerio de Trabajo y Asuntos Sociales; luego, a partir de 2002, al ejercer de subsecretaria de Interior con Rajoy y Acebes; y, por último, en 2005, al convertirse en consejera de Obras Públicas y Transportes de la Comunidad de Madrid, donde ha dejado grandes amigos como Ignacio González.

CASO GÜRTEL

Los posados se están poniendo de moda en la clase política. Y ella no ha sido menos.

Como ya hiciera para el diario El Mundo, Soraya Sáenz de Santamaría, de Cospedal se enfundó hace un año en un traje negro. Lo hizo para la revista Vanity Fair, eso sí, con mayor sobriedad.

Y habló de la trama de corrupción (desvelada por el periódico El País) que persigue a su partido.

Subrayó que el PP es “el único partido político en ese país que ha tomado decisiones en relación con temas de estas características que le puedan afectar. Y de forma ejemplarizante, exclamó, tras recordar que “todo el mundo es inocente hasta que se demuestre lo contrario”.

Ante la polémica por los regalos recibidos por políticos al hilo de esta presunta trama de corrupción (que estaría encabezada por el empresario Francisco Correa), dijo que las normas internas tienen que venir marcadas por el sentido común y agregar que su partido aprobará en Código de Buenas Prácticas para “intensificar más aún la transparencia en la contratación”.

Pero lo más chocante fue cuando llega a afirmar que “hay regalos que se pueden admitir, como en Navidades, y otros no. Y si no, lo más sencillo sería que se aprobase una ley donde se prohibieran los regalos o se dijera cuáles se pueden recibir cuando uno está en un cargo público”.

En fin… ¿dónde está la moralidad de cada uno? Cada uno sabrá.

De Cospedal se desenmascaró.

Lo que sabemos es que esta mujer, un tanto desconfiada -dicen sus compañeros de partido-, no parará hasta que sea Presidenta de Castilla-La Mancha.

Lo que es claro es que lo que cobra es inaudito.

Lo que no sabemos es si trabajará más por menos…

Por Iñigo Ortiz de Guzmán


Anuncios

Declaraciones machistas

Ahora que los paleontólogos han descubierto que incluso en Atapuerca el homo anteccesor cuidaba y respetaba a las mujeres, cabe preguntarse de qué cueva ha salido el alcalde de Valladolid, Javier León de la Riva.

Gruñe el edil conservador: “La Leire Pajín, una chica preparadísima, hábil, discreta, que va a repartir condones a diestro y siniestro por donde quiera que vaya y que va a ser la alegría de la huerta.Tengo que decir que cada vez que le veo la cara y esos morritos pienso lo mismo, pero no lo voy a contar aquí”.

Unas horas después, el León bocazas se disculpó y fue aún peor. Dice el alcalde que Leire Pajín (la actual ministra de Sanidad) le recuerda “a un personaje de los dibujos animados y que por eso tuvo un “exceso verbal”, por “decir en voz alta lo que piensa”. Entonces… León de la Riva no es que sea machista, es que le han dibujado así.

Estas declaraciones no pueden tener cabida en un Estado de derecho. Son zafias, sucias, machistas… incompatibles con un cargo de representación como el de alcalde de una capital de provincia.

Uno de esos machotes que después, cuando le llaman machista, responde que a los progres y a las feministas les falta sentido del humor.

Con 24 horas de retraso, la secretaria general del PP, Maria Dolores de Cospedal se ha limitado a señalar hoy que las palabras de Javier León de la Riva “son una declaraciones lamentables y ha añadido que “ha hecho muy bien en pedir perdón”. Faltaría más…

El partido de De la Riva, el Partido Popular, es la misma formación que tiene un responsable de justicia -qué ironía- que lanzó un euro a una periodista que le hizo una pregunta incómoda (Federico Trillo).

El mismo partido que nombró presidente de honor al señor que incrustó un bolígrafo en el escote de otra informadora en lugar de responder a sus preguntas (José María Aznar).

Las mismas siglas que tienen como presidente fundador a un hombre que comparó a los indecisos a la hora de votar con “las mujeres que no saben con cuántos se acuestan” (Manuel Fraga).

Pero es también el mismo partido que tiene recurrida ante el Constitucional la ley que da derecho a las mujeres a decidir sobre su maternidad, una norma que persigue que la educación sexual en las escuelas reduzca el drama de los más 100.000 abortos anuales que se registran en España.

El mismo que llevó ante el mismo tribunal la Ley de Igualdad.

El que no pierde ocasión de criticar la aplicación de la ley contra la violencia de género y dar pábulo a quienes extienden la especie de que abundan las denuncias falsas por maltrato.

El problema es que el Ministerio de Igualdad a pasado a mejor vida.

¿Qué serán de esas 57 mujeres que han fallecido como consecuencia de las agresiones de sus parejas o ex parejas en toda España en lo que vamos de año?

El simple hecho de que De la Riva demuestre que es un sexista y pueda continuar ejerciendo un cargo público sin que pase nada ya justificaría la existencia del ministerio.

Como sostienen todas las organizaciones sociales que luchan por la igualdad real, ese departamento (cuyo presupuesto en 2010 es el más barato de todo el Ejecutivo) ha conseguido en dos años hacer mucho más visible la evidencia del machismo que sigue imperando en este país.

Rebajar el ministerio a secretaría de Estado ahorrará unos cuantos miles de euros, pero a costa de lanzar el peligroso mensaje de que su existencia es una especie de lujo prescindible en tiempos de crisis.

(Por cierto, el “alcalde morritos” de Valladolid gana unos 20.000 euros más al año que cualquier ministro).

Su última declaración desacertada no ha sido la única, han sido varias.

Por poner un ejemplo de tantos, todavía resuena la rotundidad con la que se manifestó sobre los matrimonios homosexuales en pleno debate sobre la legalización de las uniones de personas del mismo sexo: “Yo, hoy por hoy estoy dispuesto a no ejercer el derecho y a no delegar en nadie salvo que la ley me obligue, en cuyo caso ejerceré el derecho de objeción de conciencia”. El aluvión de críticas que recibió (como esta vez) le obligó a retractarse al día siguiente: “No me voy a colocar fuera de la ley y, si me obligan a celebrar estas bodas, en el Ayuntamiento de Valladolid las hará algún concejal si está dispuesto”. Y así ha sido en los últimos cinco años.

Dimitir es poco. Necesita rehabilitación.

Por Iñigo Ortiz de Guzmán

A vueltas con los 67

Hoy hace dos semanas que el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero adoptó, según su formación política, dos decisiones cruciales para salir del estado de crisis nacional debido al descalabro financiero internacional.

El primero pasa por aumentar la edad de jubilación de los españoles hasta los 67 años, desincentivando las jubilaciones anticipadas, al tiempo que pretende aumentar la base de cotización teniendo en cuenta los últimos 25 años trabajados, en lugar de los 15 actuales. Esto es nada…El hecho es que tal plan se ha encontrado firmemente con la negativa de los principales sindicatos y de algunos partidos políticos de izquierdas y nacionalistas por entender dicho plan innecesario a día de hoy. Razón no les faltan a éstos últimos, teniendo en cuenta que el PIB nacional se ha disparado un 11,4%, dos puntos más de lo que preveían los socialistas. A esto hay que sumar la destruccción  de 1.211.000 puestos de trabajo el año pasado, lo que supone más de 4 millones de parados en la actualidad. Y si, además, se prevé que en los próximos ocho años la tasa de paro no baje del 11%, a Zapatero y a la ministra económica, Elena Salgadono les salen las cuentas. Por eso, este plan.

El Banco de España ya ha dicho que le parece bien. El PP no ha dicho esta boca es mía.

De llevarse a cabo este plan poco vendible, los españoles serían -junto a los holandeses- en ser los primeros europeos en jubilarse a los 67 años. Sería paulatinamente a partir de 2013, sumando dos meses por cada año transcurriso hasta su culminación en 2025 (afectando a los nacidos desde 1959). Por su parte, Reino Unido y Alemania ya están tratando de atrasar también dicha edad, pero no empezarían a aplicar la normativa hasta 2024 y 2029, respectivamente. Como dato curioso, hoy son tres los países que permiten jubilarse antes de los 50 años; a saber, en México, en China y en Burundi (África). Mientras, en el otro lado del continente de la UE, Nueva Zelanda hace años que aplica este baremo hasta los 70 años.

La segunda medida, anunciada por la vicepresidenta Salgado pasa por recortar el gasto público de 50.000 millones de euros de aquí al 2013, pero sin echar tijera tanto al gasto social como al de innovación y desarrollo. Hasta aquí, todo claro.

No es de extrañar que con estos pasos, el PSOE -y puede que tenga razón- quiera convencer a los mercados bursátiles, después de la falta de credibilidad financiera por parte de Grecia en estas últimas semanas. En todo caso, y al fin al cabo lo que siempre ocurre, es que los ciudadanos en activo tendrán que trabajar más. No cabe duda de que la población tiene una tasa de mortalidad cada vez más tardía, por lo que este gasto tendrá que ser a costa del contribuyente vía impuestos. El IVA ya ha subido dos puntos porcentuales.

El mundo empresarial, asimismo, no es ajeno a este plan de Zapatero, que no llega a aplaudirlo. Y es que el aumento de dos años en la edad de jubilación chocaría con la propia inercia de las empresas, que prefieren rotaciones más rápidas para abaratar los costes labolares.

El futuro es incierto, sin duda, al haber una masa importante de pensionistas que choca con un cada vez más mermado número de cotizantes. Ahora, la pregunta es, ¿cómo llevar a cabo tales iniciativas?. ¿Como contentar a los principales protagonistas políticos, empresariales, sindicales y sociales sin menoscabar la reputación de izquierdas del Gobierno? ¿Serán capaces los diputados que nos representan en el Parlamento de ponerse de acuerdo, y de paso dar una imagen internacional sostenible? Lo dudo, por lo que de intereses partidistas hay en el embrollo. Ahora se verá hasta qué punto sirve todo el enrevesado de esta relojería que se llama Política-Economía. ¿Realmente los dos principales partidos políticos están dispuestos a entenderse? O está siendo todo eso una madeja de lana que no hay quien lo entienda? ¿Se llegará a un gran Pacto de Estado por el bien de todos?

Toque de sarcasmo, sin faltar a la realidad, de Iñaki Gabilondo en el programa “Hoy”, de CNN+.

¿No será que habrá que dejar de poner ladrillos donde no se necesitan y dejar de vivir tanto del sector servicios? ¿No habrá que centrarse más en una educación de calidad y reforzar la I+D de una vez por todas?

Por Iñigo Ortiz de Guzmán