Posts Tagged ‘sexo’

Prostitución

Anoche estuve viendo el programa After Hours, en la cadena de tv cuatro. Y me quedé anonadado al ver las cifras y la gran demanda de la profesión -dicen- más antigua del mundo: la prostitución. Una actividad que en España -al igual que en Francia o Italia- ni está autorizada, pero tampoco prohibida.

Su término viene del latín prostituire que literalmente significa estar expuesto a las miradas del público, estar en venta, traficar con el cuerpo.

Lo cierto es que, en nuestro país, a día de hoy 300.000 mujeres ejercen la prostitución; una por cada 38 hombres. Sólo el tráfico de armas supera -en beneficios- a este negocio que mueve 18.000 millones de euros al año.

La trata de mujeres para la explotación sexual resulta, por lo tanto, más rentable que el tráfico de drogas.

El origen de la prostitución se encuentra en las sociedades primitivas donde era costumbre ofrecer a la esposa, a la hija o sirvienta al huésped en señal de estima.

Las formas de prostitución son muy variadas. Hay que distinguir entre la masculina y femenina, aunque ésta última supone un 80 % del total de personas prostituídas a nivel global.

El negocio, a todas luces, es muy rentable.

Los clientes que requieren los servicios de esas mujeres (15 millones de varones, de entre 16 y 64 años) gastan 50 millones de euros.

Con tanto cliente y dinero por ganar (un proxeneta puede llegar a ingresar más de cien mil euros al año por mujer), no extraña que las mafias que trafican con esas mujeres las maltraten, extorsionen, compren y vendan como si fueran esclavas.

La prostitución en nuestro país ha dado un vuelco en las dos últimas décadas. Si a mediados de los ochenta la mayoría de las mujeres prostitutas eran españolas, ahora sólo el 10% son nacionales; y el resto han llegado de países extranjeros.

Latinoamérica sigue siendo el origen de la mayoría de las prostitutas afincadas en España, pero desde hace poco menos de una década se han multiplicado las bandas que traen mujeres del Este de Europa. Las jóvenes rumanas y rusas podrían desbancar muy pronto a las prostitutas brasileñas y colombianas.

Un estudio del Ministerio de Igualdad revela que la mayoría de las brasileñas que llegan a la Península aterrizan en parís, para desde ahí volar a aeropuertos como Madrid, Bilbao o Vigo. De esta manera, las bandas consiguen despistar y eludir los controles de la policía.

En el caso de las mujeres procedentes de países del Este, el traslado desde Lituania, Rusia, Rumanía o Ucrania (los territorios más castigados por las mafias de proxenetismo) se hace en autobús o furgoneta.

El modus operandi para captarlas es idéntico a uno y otro lado del Atlántico. Buscan chicas de bajo nivel educativo, con problemas económicos y sin recursos para emigrar. Como ya es sabido, en su mayoría son engañadas con falsas promesas de trabajo que las sacarán de la miseria.

Y todo esto se hace con anuncios en periódicos locales o a través de agencias de viajes.

Precisamente, en la última redada llevada a cabo por la Policía la semana pasada en Madrid, cayó una red de prostitución que se publicitaba en prensa. En esta operación -denominada Afrodita se ha detenido a 105 personas, entre ellas diez responsables de la organización.

Los arrestados utilizaban campañas de publicidad, principalmente en periódicos, donde controlaban el 50% de los anuncios de contactos bajo la apariencia de masajes y quiromasajes.

Se gastaban entre 30.000 y 45.000 euros mensuales en cada publicación, pero obtenían beneficios que superan los 700.000 euros al mes. Pero no sólo eso. También contactaban con taxistas y recepcionistas de hotel que, a cambio de unos 50 euros, derivaban clientes a sus clubes.

Las 350 mujeres explotadas son en su mayoría inmigrantes de diferentes países (una de cada cuatro no tiene papeles), con edades comprendidas entre los 20 y los 30 años; y que provienen de un entorno de violencia o exclusión social, y que consumen habitualmente drogas.

Permanecían las 24 horas del día en el centro de prostitución que le había sido designado, donde estaban sometidas a turnos bajo la supervisión directa y el estricto control de las denominadas “encargadas”.

Aquí cabe preguntarse si es lícito, bueno o malo, legal o no, que los medios de comunicación permitan este tipo de anuncios…

El 5% de las mujeres ejercen la prostitución de forma voluntaria. Pero hay que ser serios en esto. Una mujer no es un producto. No tiene ‘código de barras‘… Y, lamentablemente, hay mucha gente que se aprovecha de la situación de desamparo social y normativo.

Por Iñigo Ortiz de Guzmán

El beso (2)

Continuación de El beso

Los hay de película, otros no, pero no por ello menos apasionados…

Los besos son más sensitivos -dicen- que los genitales y 100 veces más que las yemas de los dedos. Algo tendrán cuando, además, alrededor de dos millones de bacterias y 40.000 microorganismos cambian de dueño después de un beso.

Lo cierto es que el más largo -registrado por el Libro Guinness en Hamburgo- duró 32 horas, 7 minutos y 14 segundos; ¡eso es nada!

Besar es tan natural como respirar, al menos en nuestra cultura.

Pero, ¿por qué sentimos esa necesidad? El zoólogo y etólogo inglés Desmond Morris explicaba en su obra El mono desnudo (1967) que las hembras de Cromañón alimentaban a sus crías mascando previamente la comida destinada a sus hijos, y se la pasaban boca a boca. Según este especialista, ése sería el origen de los besos.

Otra experta en comunicación no verbal María José Arlandisdiplomada en Sinergología- apoya otra teoría, en la que los besos derivarían del acto de succión de los bebés: “Se trata de uno de los primeros movimientos del ser humano y es un acto primordial: provee al bebé de su alimento y lo hace de una manera muy agradable, en contacto con la madre; cuyo calor le da seguridad“.

Lo que es seguro es que los besos de alta intensidad son equiparables a una sobredosis de anfetaminas: aumentan los niveles de dopamina (sustancia asociada al bienestar) y de testosterona (hormona asociada al deseo sexual). De esta manera, se generan adrenalina y noradrenalina, que aumentan la presión arterial y la frecuencia cardiaca.

También se segregan endorfinas (hormonas de la felicidad) y oxitocina (llamada hormona del amor porque está presente en el enamoramiento, el orgasmo, el parto y el amamantamiento). Y se activan nada menos que 34 músculos.

Es la mejor ‘medicina’ contra la depresión, aseguran los entendidos en sanidad.

Para la psicóloga y sexóloga Amelia Franquelo, el significado de un beso depende de la cultura y del código propio de cada persona y cuenta con muchos grados. Por ejemplo, mientras que para algunas personas el beso en los labios implica un grado de intimidad, para otros es un mero saludo, desprovisto de toda carga de sexualidad.

Parece en todo caso curioso que, mientras que el beso cortés en la mejilla se da por la derecha (en España), cuando se va a besar en la boca se ofrece el lado izquierdo. Los besos más emocionales, en los que intervienen la pasión o el deseo, afectan al lado izquierdo de nuestro cuerpo.

En opinión de Alardis, el beso en los labios es algo puntual: “Es un modo de saludo, algo cotidiano“. En cambio al besar con la boca abierta, queremos “absorber” información del exterior, en este caso, de la otra persona, nos queremos “embeber” del otro, saborearlo, que entre más dentro de nosotros. “Cuando los niños están viendo su programa favorito, lo hacen con la boca abierta, como queriendo absorber esa información“, apunta.

La sexóloga Franquelo coincide en afirmar que el beso con la boca abierta es una forma de acercamiento mas íntima, ya que se comparten fluidos, y emocionalmente implica una unión más profunda.

Cuando irrumpe la lengua, explica Amelia, se experimenta un alto grado de deseo, con o sin presencia del amor. Es un símil de la penetración, “y probablemente es inconsciente“, puntualiza.

La especialista en comunicación no verbal añade que el uso de la lengua responde al deseo de querer adentrarse y ‘fundirse’ con el otro.

Y, ¿por qué cerramos los ojos? Para prolongar ese momento, señala: “Tener los ojos cerrados implica un deseo de guardar ese momento más profundamente en nuestro cerebro“.

Curiosas reflexiones…

Como anecdótico es que algunas tribus africanas no besan por creer que el alma se escapa por la boca al hacerlo.

Todo varía según los países: cuando, en nuestro país, nos presentan o nos saludamos…nos damos dos besos. Algo que a un estadounidense, por ejemplo, le sorprenderá. En Rusia, en cambio, se dan tres.

Más originales son los esquimales, que se saludan frotándose la nariz.

Por lo que respecta al amor carnal, en la cultura occidental triunfa el beso de tornillo, con lengua. Pero también los hay para todos los gustos: en Japón, los besos apasionados se dan en las manos o en el cuello… nunca en los labios.

Y, ¡cómo no! Siempre nos quedará el abrazo

Por Iñigo Ortiz de Guzmán